jueves, 1 de noviembre de 2012

De nuevo en La Casa de la Vida


Ayer volví de nuevo a ver a mis amigas de La Casa de la Vida, estaban todas, o casi todas, y no os podéis imaginar el jolgorio que se formó, se nota que se quieren y se apoyan las unas a las otras, y esa energía tan positiva es altamente contagiosa. Así que debo decir que me sentí muy feliz de estar una vez más en su casa, en la que ya me siento como una más.

Ayer conocí a Susana, que mira por donde resulta que también escribe, así que tengo la sensación que nos vamos a llevar bien, y que además ha conocido nada más y nada menos que a Manuel Carrasco, a quien ha inspirado una canción. Una canción que habla de vida, de amor, de esperanza, y con ella se pretende recaudar fondos para la investigación contra el cáncer de mama, lucha que ella al igual que el resto de las chicas lidera siempre con una sonrisa y  mucha esperanza.

A Susana la vida le dio ese golpe tan duro con tan sólo 30 años, su vida cambió de la noche a la mañana, pero lejos de rendirse se aferró a la vida con más fuerza que nunca, lo que quería era vivir, y lo ha conseguido. Ella misma dice que no lo habría conseguido sin el amor de los suyos, los besos de su madre, en fin, todas esas muestras de cariño que todos necesitamos cuando estamos pasando un mal momento. La lucha fue dura, pero al final salió vencedora, y yo tuve la inmensa suerte de conocerla ayer, algo de lo que me siento muy orgullosa.

Ayer conocí a una chica joven, orgullosa de si misma, luchadora y valiente que bebe la vida a grandes sorbos, que disfruta de todo lo que le rodea, y que devuelve a raudales el amor y el cariño con el que sus compañeras la obsequian. Su sonrisa es contagiosa, así que ayer acabamos todas riéndonos al compás de sus carcajadas mientras veíamos el vídeo de su ya famoso desfile solidario. No se amilana ante nada, ni siquiera ante el temido pase en bañador, “mira que jamones”, decía ella, “pata negra”, respondían sus compañeras a gritos, y claro, todas reímos a carcajada limpia.

Así es que como hay que vivir la vida, hay que aprovecharla y disfrutarla al máximo, vivir el día a día, dar lo mejor de nosotros mismos a los demás y querer a los que nos rodean, porque la vida sin ellos no merece la pena. Como ella misma dice la vida sin amor no es nada, tiene mucha razón, ¿no os parece?
Me siento muy contenta de formar parte de vuestra gran familia, de teneros a todas como amigas, y espero que sigamos siéndolo por muchos años, y sí por supuesto que voy a hablar mucho de vosotras en el blog, que os quiero hacer famosas.

Estas chicas necesitan socios y patrocinadores para seguir manteniendo esa casa en la que comparten experiencias, se animan las unas a las otras, a veces lloran, otras simplemente hablan, pero sobretodo se quieren y eso es lo que más fuerza les da. Así que ya sabéis pasaos por la casa y colaborad con ellas en la medida de lo que podáis, se lo merecen, ¿no os parece? Os invito a pasar por su página de Facebook donde las conoceréis en más profundidad

Para finalizar os dejo con el vídeo que Susana ha grabado con Manuel Carrasco, en él nos cuenta su historia, que es la de muchas otras mujeres, a todas ellas ánimo, estamos con vosotras, espero que Susana os inspire con su historia


2 comentarios:

  1. Que bonito!!! Ves? has tenido la suerte de conocer a una persona que trasmite vitalidad por los cuatro costados. Enhorabuena por el post y por trasmitir tanto con tus palabras.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, la verdad que soy muy afortunada,conocer a gente tan valiente es todo un honor

    ResponderEliminar