domingo, 11 de noviembre de 2012

Buscando una luz



Hace unos días nos despertábamos con una terrible noticia, Amaia una mujer de poco más de cincuenta años había decidido poner fin a su vida ante la inminencia de su desahucio, algo que nos sobrecogió a todos. ¿Cómo hemos podido llegar a esto?, ¿se podría haber evitado?, en estos últimos años muchísimas familias han perdido todo lo que tenían, hasta la dignidad diría yo, sin que a nadie parezca importarle mucho lo que les ocurra a partir de ese momento.La ley está para cumplirla dicen muchos, pero yo me pregunto si no habrá algo que se pueda hacer para que estas personas tengan alguna esperanza, no se puede dejar a la gente si más en la calle, hay que darles algo por pequeño que sea para que puedan seguir adelante sin miedo.
Los bancos en estos casos se convierten en los malos de la película, les confiamos nuestros ahorros pensando que de esta manera obtendremos un mayor beneficio, y en algunos casos ha resultado ser un fiasco que también ha llevado a la ruina a muchas personas. Tampoco podemos olvidar que en estos últimos años el gobierno ha inyectado mucho dinero público a los bancos, dinero que sale de nuestros bolsillos, al igual que el sueldo de esas personas que nos dicen que nos tenemos que apretar más el cinturón.

Hace poco en Onda Cero radio escuchaba un debate muy interesante a este respecto, ¿es ético que los bancos dejen a gente en la calle teniendo en cuenta que el rescate a la banca lo estamos pagando los ciudadanos? Yo creo que no, hablamos de familias que han tenido mala suerte, apostaron todo a un negocio que no salió bien, o simplemente avalaron a algún familiar, y al no dejar de pagar éste la deuda recayó sobre ellos. A menudo vemos personas que ha perdido su vivienda por una deuda muy inferior al valor del piso. Pero lo que ya me parece mucho más sangrante es que encima de perder su vivienda todavía le sigan debiendo al banco lo que quede de hipoteca, no me parece justo.

Vivimos tiempos muy convulsos, algo que está llevando a muchas personas a la más absoluta desesperación, no les dejan nada a lo que aferrarse, y así sumidos en la más absoluta oscuridad no consiguen ver la luz al final del túnel. Es por ello que yo lanzo este mensaje, para que alguien lo escuche y actúe en consecuencia, y sí, ya sé que los dos partidos mayoritarios se van a reunir para buscar una solución a los desahucios, ¿pero de qué les sirve a quienes ya han puesto punto y final? Para ellos llega tarde, ya no verán la luz de cada amanecer, ni volverán a ver jugar a sus hijos en el parque, se lo arrebataron todo y no pudieron seguir.
Para ellos terminó todo, pero el dolor seguirá presente en las vidas de quienes dejaron atrás, hijos que no podrán contar con el apoyo de sus padres, padres que tendrán que vivir con el dolor de haber enterrado a un hijo. Todos los días de sus vidas se despertarán echando de menos a ese ser querido que un día no pudo seguir adelante, a menudo se despertarán pensando cómo no lo vieron venir, por qué no pude salvarle.
Es demasiado dolor, así que yo creo que se debe buscar una solución cuanto antes, para que nadie tenga que sufrir este dolor tan terrible, para el que no existe ninguna cura.

Y para quienes están viviendo una situación tan desesperada, antes de saltar por esa ventana por favor piensen en los suyos, ustedes acabarán con todo pero trasladarán su miedo y su sufrimiento a esas personas a las que tanto quieren. Estoy segura que su mayor deseo el bienestar de los suyos, algo que no será posible sin ustedes no están aquí, así que no lo hagan, no salten por esa ventana, mientras hay vida hay esperanza, o al menos eso dice el refrán. Busquen la luz, sé que ahora mismo las tinieblas son tan densas que no la pueden ver, pero está ahí, tal vez en la mirada de un niño que quiere crecer acompañado de su padre, o en la mano arrugada de una madre que no quiere irse antes que su hijo. Piensen en ellos, no les dejen con esa tristeza que nada ni nadie podrá mitigar, el dolor lo cura todo dicen, pero no es verdad, el dolor y el vació que deja la pérdida de un ser querido nunca se va, y ustedes no quieren eso para los suyos, ¿verdad?

Para finalizar me gustaría dedicar una pieza musical en memoria de todos aquellos que al igual que Amaia no consiguieron ver la luz. El Pie Jesu del Requiem de Faure es una de las piezas más hermosas que alguien haya escrito, la gran Victoria de los Ángeles lo interpretada como un ángel, no podía ser de otra manera, ¿verdad? Espero que os guste


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada