miércoles, 20 de noviembre de 2019

Feliz día del niño

¡Buenos días a todos! Sé que llevo unas cuantas semanas sin actualizar el blog y, que las dos últimas entradas fueron escritas en inglés, por lo que muchos de vosotros no las habréis leído. Lo de no escribir se debe a la falta de tiempo debido a la vuelta al trabajo y las oposiciones. Los que habéis preparado alguna vez oposiciones a secundaria sabéis de lo que hablo. Sin embargo, escribir en inglés responde a una necesidad personal, ya que consigo expresarme mejor en dicha lengua que en español, sobre todo cuando se trata de temas un poco más íntimos. El inglés es la lengua en la que trabajo y me expreso la mayor parte del tiempo de lunes a viernes. En ella he escrito mis dos trabajos de fin de máster y grado, y por supuesto es la lengua de mis temas, programación y unidades didácticas. Por todos estos motivos, me resulta más fácil expresar mis sentimientos más profundos en inglés que en castellano. 
Pero hoy he querido retomar el blog escribiendo en español. Como ya sabéis yo trabajo con niños a los que trato de enseñar inglés. Mis niños tienen cinco, siete y nueve años, y no os podéis imaginar lo mucho que me aportan, tanto que a veces me planteo quién enseña a quién. Da igual que me haya puesto sería con ellos durante la clase, siempre se despiden con una enorme sonrisa y un montón de abrazos. No conocen el rencor ni el egoísmo y, si sienten que han hecho algo mal me piden perdón de manera muy sincera. Eso me da mucho en qué pensar. Nosotros los adultos tenemos no pocas dificultades a la hora de expresar nuestras emociones. Pedir perdón y reconocer nuestra responsabilidad es algo que a menudo se nos hace muy cuesta arriba. Y ahora os pregunto, ¿cuándo ha sido la última vez que le habéis dado a alguien cercano un abrazo? La semana pasada una de mis compañeras le dio un abrazo espontáneo a otra y todas dijimos ¡oh que cariñosa! No debería sorprendernos tanto, ¿verdad? Por eso atesoro todos y cada uno de los abrazos que me dan estos niños, y me considero muy afortunada por poder compartir estos momentos con ellos. 
Hoy es el día internacional del niño y no puedo evitar sentirme muy feliz por tener la oportunidad de celebrarlo con mis niños.
Por desgracia hay muchos niños que no tienen la misma suerte que los míos. Los niños refugiados que viven en tristes campamentos, soportando condiciones muy muy duras. Los niños que se ven obligados a recoger cacao en condiciones de esclavitud o los que recogen basura en Guatemala. Los pequeños que no pueden ir a la escuela o los que han muerto por efecto de las bombas o las armas de los carteles de la droga (esta noticia me sobrecogió hace un par de semanas). También pienso en esas niñas que son casadas a la fuerza con hombres a los que habría que juzgar por un delito (o varios) de pederastia.
Mis niños tienen mucho que celebrar, o tal vez soy yo la que tiene mucho que celebrar con ellos. Todos esos abrazo y besos que ellos me regalan cada día sin pedir nada a cambio, son un regalo que no esperaba, pero que me hacen sentirme feliz.
No sé si conocéis la campaña de la fundación Crecer jugando: un juguete una ilusión, es algo pequeño, un simple bolígrafo que puede servir para llevar un poco de ilusión a algún niño. Intento comprar uno todos los años, sé que no es mucho, pero me gusta pensar que ese pequeño gesto llevará felicidad a algún niño.  En esos momentos pienso en mis juguetes favoritos cuando era niña, ¡tuve tantos! Una de mis favoritas fue la muñeca Chiquitina, mi hermana María tenía a su mellizo Chiquitín , todavía los conservamos. Por supuesto mi Nancy es otra de esas muñecas con la que pasé momentos inolvidables. Y pienso que todos los niños tienen derecho a tener algún juguete que les permita soñar con otra vida en otro lugar más feliz, y más en un día como hoy.
Y no tengo mucho más que contaros hoy, me temo que el deber me llama y tengo que enfrascarme de nuevo con mi temario. No me gustaría despedirme sin compartir con vosotros una canción que he escuchado siempre, no es ningún secreto que me gusta mucho ABBA. Los que tenemos cierta edad recordamos un programa que se llamaba Un mundo para ellos cuya sintonía era Chiquitita, canción que el grupo cedió a UNICEF. Espero que como la niña de la canción todos los niños y niñas del mundo encuentren a quién contarle sus pesares. A todos ellos feliz día del niño. 

domingo, 22 de septiembre de 2019

About My Stealthy Freedom

Dear all,
Today I would like to talk about My Stealthy Freedom, a movement I've been following both in Facebook and Twitter. If you have seen their Facebook web page, you then should know about their struggle to overcome compulsory hijab in Iran. They wear white clothes on Wednesday and they remove their veils. In doing so, they're advocating for their rights and they become champions of the Iranian feminist movement. I've just started to follow Masih Alinejad in Twitter who has become the most visible person of this movement. She is the person who prompted the  "white Wednesdays"initiative, and she is the one who shares the videos these brave women send her from Iran. This might sound quite innocent to you, but it's quite risky for these women, as they might be arrested by the "morality police".
I have seen lots of videos from different women in Iran who have dared to send their videos to Masih Alinejad. I have to say I normally watch them without commenting, and I don't normally share them. However, once I've learned that some of these brave women have been arrested as a result os their innocent actions, I've felt impeled to write openly about their ordeal.
Saba Kord Ashari is one of the women who sent a video to Masih Alinejad, who warn her she might face arrestment if her video was released. However, this young girl was more than willing to take the risk. As a result she got arrested and authorities forced her to confess after her own mother was also detained. She has been sentenced to twenty four years in prison, which at the young age of twenty must be really distressful.
I can't even imagine what this young girl must be feeling, but I guess she must feel extremely anxious and very lonely. I have read about the terrible events going on in the infamous prison of Evin in Iran. In 2003 Zahra Kazemi was brutally raped and murdered there. Consequently, this young girl who now faces a very gloomy future in an Iranian prison must be fearing for her life too.
For women like me who have been born just before the Spanish dictator Franco passed away, freedom might be something we often take for granted. However, as you've just read, for many women freedom is no more than an illusion. They don't have their own voice, and that's the main reason why we have to speak out loud for them. Alinejad has stated that we need to share their stories in order to become their voice. In adittion, she has also complained about the lack of response from the global feminist movement, as they have failed to support Iranian women.  Therefore, I want to state that I am a feminist and I do want to share their stories and become their voice. I don't write a very successful blog, I have to admit that few people share my entries. Nevertheless,  I still want to give voice to the women in Iran who have risked their freedom to denounce the lack of  women rights in their country. I believe that if we all share their stories and combine our voices to support them we'll become a very strong force.
I would like to share a video in which Masih Aljinedad recounts her own story and how she has challenged compulsory hijab.

sábado, 7 de septiembre de 2019

Free to build a new life

Dear all,

It's been a long time since I wrote my last entry in the English language. As a result, you might be wondering why I have just decided to write in this language instead of my mother tongue. First of all I don't write very often and when I do so it's easy to write in my own language, although I keep saying to myself that I must write in English from time to time. A few days while I was browsing my Facebook timeline I learnt that Chanel Miller had decided to go public and was about to publish a book, "Know My Name", in which she unveils her identitity as the victim of the Stanford sexual assault. 
I can perfectly remember my reaction when I read the sentence, only six months in prison although he just served three. I felt anger and betrayed at the same time as I just couldn't understand that lack of sympathy towards the victim whereas the judge seemed more concerned about the perpetrator's wellbeing. I just couldn't understand the reason why this person was unable to understand what Chanel was going through at that precise moment.  I also felt powerless as the judge's decision told the world that rape wasn't so serious whenever alcohol was involved. But I didn't know her, so I wasn't also aware of the real impact of the assault on her life. Now that she has gone public I know her name and I've seen her face, I can understand the emotional damage she has undergone after the assault. That's the main reason I've decided to write this entry in English. 
I don't know her, I don't think she will ever read this entry. However, I would like to let her know that I truly  understand how she felt. As she says  she had to rebuild her identity in order to overcome not only the assault but also the treatment received in court when she was questioned about her own  behaviour, wasn't she the victim?  I haven't been raped, but I know how it feels when you're harrassed at work and everybody else's, including  someone who's supposed to be your best friend there, thinks you're overreacting. They're just jokes, their culture is different than yours and you just have to accept it. Finally, when somebody decides to help you and do something, it seems that the perpetrators are the victims and you're responsible for their acts instead of yours. I know that I felt deeply desolated at that moment, alone with no one to turn to but my sister, who encouraged me to leave that place, which I did a few months later. Although I don't regret my decision I do feel sometimes that I should have gone further than I did. 
Dear Chanel, although it's true that he can't give you back the life you used to have, you have the power to build a new life, and it seems you've already done it. I'm really proud of you, and I hope that my support gets to you. Coming to terms with the assault must have been really tough. However, being unnamed in the media might have been if not the worst part of it pretty distressful. Now that you have revealed your identity I've got the impression you might feel relieved. 
You might want to know why I haven't mentioned the other part. This is easy to answer; it is Chanel is the one who deserves to be given a name not him. 

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Reconstruyendo el pasado



Hola a todos de nuevo, bienvenidos una vez más a este blog en el que expreso mis inquietudes y mis esperanzas. La historia de hoy es hermosa porque aporta un rayo de luz en las vidas de un grupo de personas que lo han dejado atrás huyendo de la guerra, pero aunque lo han perdido todo, trabajan y estudian para recuperar su legado histórico y cultural. 

Bettany Hughes ha vuelto a viajar a Siria, allí nos muestra la devastación que han sufrido algunos de los sitios históricos de este país como Beit Ghazaleh en Alepo, antiguo palacio de época otomana. Las imágenes que nos muestra son terribles, lugares llenos de historia como el que acabo de mencionar o Palmira han quedado reducidos a escombros. Dice Bettany Hughes que nuestro legado arquitectónico y cultural nos mantiene unidos con nuestros antepasados, de esta manera sirven para mantener vivo el pasado, casi como si fuera inmortal. 
La emblemática ciudad de Palmira es uno de esos lugares históricos
que ha sido arrasados tras años de guerra. Fuente www.unesco.org


El British Council patrocina este proyecto en el que ciudadanos sirios y jordanos aprenden el arte de la cantería con la ilusión de recuperar su legado histórico cultural algún día. Dos mujeres dirigen el proyecto: Bara'a y Nour. Además hay otras catorce mujeres en el proyecto, amas de casa que han decidido aprender a trabajar la piedra para recuperar el legado histórico de sus antepasados. Khadija y Aisha son dos de esas mujeres que lo perdieron todo después de muchos años de lucha, por eso este proyecto es tan importante para ellas, porque implica reconstruir su país y con él su historia. Ver a este grupo de mujeres trabajar en un oficio tradicionalmente reservado para los hombres me produce una gran emoción y me hace pensar que tal vez las cosas estén cambiado en oriente próximo. Sin embargo, no puedo evitar sentir algo de tristeza al no poder ver las caras de estas dos mujeres, escondidas tras sus velos. Supongo que hablar ante una cámara ya es un gran avance para ellas. ¡Quién sabe!, tal vez algún día se liberen de esa tradición que les ha sido impuesta. Para todas las personas que forman parte de este gran proyecto no se trata solo de reconstruir los vestigios del pasado, sino de amar aquello que han heredado de sus antepasados, y es ese amor y los recuerdos lo que les impulsa a trabajar y aprender día a día. En sus visitas a esos lugares que un día reflejaron el resplandor de las grandes civilizaciones que los construyeron, han comprendido que si destruimos nuestro pasado también destruimos nuestro futuro. 
 Hughes nos recuerda que tras la guerra de Líbano, muchos de los edificios históricos fueron derribados sin más, y tal vez sea eso lo que ocurra en Siria cuando por fin termine la guerra. No obstante este proyecto anima a la esperanza y tal vez esos lugares hoy devastados vuelvan a levantarse de nuevo. Os invito a ver el vídeo completo, seguro que os emociona del mismo modo que a mí.
Y aquí tenéis varios enlaces donde podéis encontrar toda la información sobre este proyecto. 


sábado, 10 de agosto de 2019

Melodía de refugiados

"Incluso en la situación más sombría hay esperanza". Supongo que os resultará sorprendente leer esta frase al comienzo de esta entrada, sobre todo porque llevo bastante tiempo sin publicar ni una sola palabra. La he elegido por dos razones: la primera porque se trata de algo que todos hemos vivido alguna vez, todos hemos mantenido vivas nuestras esperanzas incluso en los momentos más sombríos. La segunda  razón, y la más importante, es porque esta frase se la he escuchado a Bettany Hughes, una historiadora británica que ha realizado una serie de documentales en Siria para el British Council, de los que me gustaría hablaros. La entrada de hoy está dedicada a los niños de Siria, y en la siguiente entrada hablaré sobre cómo las mujeres sirias (junto con otras personas) están trabajando para recuperar algún día su legado arquitectónico. 
Todos reconocemos la influencia que tiene la música en nuestras vidas ,todos tenemos algununa canción que ha marcado algún momento de nuestras vidas y, cuando la escuchamos evocamos momentos felices a los que nos gustaría regresar. Los niños que viven en campos de refugiados han vivido situaciones de tremenda dureza que la gran mayoría de nosotros no podemos ni imaginar. Esto es niños han conseguido encontrar en la música la esperanza que les ayuda a olvidar y tal vez con el tiempo superar sus traumas.
Music School for Refugees es un proyecto financiado por el British Council y desarrollado por la ONG Action for Hope, que pretende formar a jóvenes refugiados tanto en Líbano como en Jordania. Este proyecto entiende la música  como una poderosa herramienta que puede espantar a los fantasmas de la guerra. Además intenta difundir y preservar la tradición musical siria. Nos recuerdan que ha sido en la ciudad siria de Ugarit donde se ha encontrado la composición musical más antigua del mundo, lo que nos da una idea de la importancia de la música en la sociedad siria desde tiempos ancestrales. Esto me hace pensar en un país lleno de vida y color en el que la música y la danza ocupaban un importante lugar en la vida de sus gentes, muy alejado de la imagen desoladora que vemos en las noticias. No me resulta difícil imaginar a esas gentes humildes y sencillas celebrando la vida en coloridas celebraciones familiares que un día se truncaron. El legado musical de estas gentes les ha acompañado a lo largo de muchas generaciones, y uno de los fines de Music School for Refugees es mantener dicho legado vivo, y así los niños protagonistas de esta historia olvidan la terrible realidad que han dejado atrás. 
Es muy posible que esta sea la composición musical más antigua de la historia 
Ibrahim de Alepo cree que la música es la herramienta más poderosa, y debe serlo si le ayuda a olvidar el horror que ha tenido que vivir.  Para Hebab y su madre ha sido el medio para conocer a otros niños en los campos de refugiados. Dice esta niña que cuando alguien le pide que toque se siente famosa, porque sabe que hace felices a los demás con su música.  Abdelkader que proviene de una familia de músicos, dice que la música es su hogar y que es tan feliz abrazado a su instrumento que podría morir. Si tenemos en cuenta de donde viene este chiquillo y que ha visto la muerte muy de cerca, podemos entender el verdadero sentido de esta afirmación. Su padre le abraza y afirma que cantar y tocar un instrumento es algo que despierta nuestras emociones y nos mueve a sentir compasión por quienes nos rodean. Termina el reportaje recordándonos que no sabemos lo que les deparará el futuro, aunque es muy probable que la música forme parte de sus vidas.
Este reportaje me ha ayudado a recordar uno de los motivos que me impulsaron a ser profesora. La educación es un medio que sirve para emponderar y dar voz a quienes no la tienen, es la llave que abre las puertas del futuro y nos da esperanza. Y eso es lo que este proyecto está haciendo, emponderando a estos jóvenes refugiados y ofrecerles la llave para encontrar su propia voz y de esta manera forjarse un futuro como músicos profesionales. Tal vez dentro de unos pocos años formarán parte de alguna orquesta importante y tocarán en lugares con los que tal vez soñaron un día. No sé vosotros, pero a mí me gustaría que uno de esos lugares sea Siria, porque el mayor deseo de todos ellos es volver a vivir en paz en su país, espero que ese momento no tarde mucho en llegar.
Me gustaría compartir el vídeo completo con todos vosotros, no dejéis de verlo.



jueves, 27 de junio de 2019

Más allá del arco iris

En estos últimos meses he empezado a escuchar la radio con el objetivo de "desengarcharme" del móvil; ese  objeto pequeño que nos tiene un poco esclavizados a todos sin que nos demos cuenta de ello. Escuchar la radio es uno de esos pequeños placeres que te hacen la vida un poco más agradable, ya que permite escuchar historias diferentes cada día, algunas de personas anónimas, otras de personas conocidas. Uno de mis programas favoritos es "No es un día cualquiera" en radio nacional, y  una de las secciones más curiosas es "El  Acabose" con Nieves Concostrina. El sábado se cumplían cincuenta años de la muerte de Judy Garland, por este motivo esta sección estuvo dedicada a su figura.
Los que seguís mi blog ya sabéis que la música es una parte muy importante de mi vida y de este blog también, por eso intento terminar cada entrada con una pieza musical. Siempre tengo una canción en la cabeza, y con mi voz de soprano me gusta martirizar a los que me rodean a cualquier hora del día o de la noche cantando a todo volumen, que suele ser bastante alto para desgracia de mis sufridos vecinos. Como os podréis imaginar Over the Rainbow es una de esas canciones con las que me he sentido identificada en más de una ocasión, porque ¿quién no ha soñado alguna vez con volar más allá del arco iris? Todos hemos imaginado un lugar sin nubarrones en el cielo donde hacer realidad nuestras ilusiones. Al igual que a Dorothy nos habría gustado recorrer el camino de baldosas amarillas en busca de ese lugar soñado, alejándonos para siempre de las tristezas y decepciones de nuestra vida cotidiana. Por desgracia Judy Garlan nunca llegó a ese lugar y su vida estuvo llena de tristezas y amarguras que culminaron con su muerte  un 22 de junio de 1969.
Hay muchos artículos en internet que describan las penurias por las que pasó la actriz, el maltrato al que fue sometida por los productores de Hollywood que, entre otras cosas, la obligaban a tomar barbitúricos y anfetaminas para sobrellevar las duras condiciones de rodaje. Su personaje debía aparentar doce años, pero ella ya tenía dieciséis y tenía cierta tendencia a engordar, por lo que el estudio decidió controlar su dieta de manera drástica. Un alto ejecutivo de la época la definió como el patito feo de la industria del cine.  Fue acosada sexualmente y obligada a abortar para mantener esa imagen cándida e inocente que todos recordamos. Todas estas humillaciones hicieron mella en su personalidad y la marcaron para siempre. Así Judy Garland se convirtió en una persona tímida e insegura, adicta a las drogas y al tabaco que no pudo escapar de tan aciago destino. Murió víctima de una sobredosis accidental pocos días después de haber cumplido cuarenta y siete años.
Al leer tantos y tantos artículos sobre su figura y al escuchar a Nieves Concostrina el sábado en RNE, no pude evitar pensar en la crueldad a la que algunos seres humanos someten a sus semejantes. Han pasado cincuenta años y aunque hemos evolucionado mucho, quedan aún muchas cosas que debemos solventar. ¿Acaso el acoso que sufren muchos niños en la escuela no es similar al que padeció Judy Garland? Es cierto que cambian las circunstancias y el contexto, pero no puedo evitar pensar en esos niños y adolescentes que han acabado suicidándose porque nadie supo escucharles, porque no les proporcionamos herramientas defensa y, en demasiadas ocasiones los agresores quedan impunes. Nos estremecemos al leer sus historias, al igual que nos estremecemos cuando leemos la de la trágica estrella de Hollywood que no pudo encontrar ese lugar más allá del arco iris. Las niñas hoy en día están extremadamente sexualizadas, no hay más que ver algunos vídeos musicales. Los estereotipos de género siguen vigentes, especialmente entre las generaciones más jóvenes. Y si hablamos del alcohol y las drogas, basta con pasearse por el centro de cualquier ciudad durante el fin de semana para darnos cuenta de que nuestros jóvenes tienen un problema con el alcohol. No nos damos cuenta pero a esas edades la presión del grupo de iguales es muy importante y muchos jóvenes empiezan a beber presionados por sus amigos. Sí, no son estrellas de Hollywood, pero creo que el infierno por el que pasó nuestra protagonista de hoy no difiere mucho del que viven muchos jóvenes de hoy en día.
El movimiento MeToo nos ha ayudado a levantarnos y decir basta ya al acoso sexual y la discriminación por razón de género, nos ha impulsado a luchar contra las injusticias y nos ha enseñado que debemos hacer frente a los agresores. Me pregunto si habría ayudado a Garland hace cincuenta años, tal vez sí, pero por desgracia nunca lo sabremos. Desafortunadamente,  el patrón de estrella infeliz que recurre a las drogas para escapar de su realidad sigue sin ser parte del pasado. Tal vez es hora de que veamos a los actores, actrices, cantantes y demás personajes populares como lo son: seres humanos de carne y hueso con sus miserias y sus desengaños, es decir, como tú y como yo, pero nosotros no somos el espejo en el que otros creen reflejarse.
Judy Garland tenía un talento especial para la música, no hay más que escuchar su voz en Over the Rainbow para darnos cuenta de ello. Es una de esas interpretaciones que te hacen vibrar y te llevan a ese lugar maravilloso con el que todos hemos soñado alguna. Ese lugar en el que vemos pájaros azules pasar mientras cantan, y nuestros sueños se hacen realidad. Por eso  hoy la entrada musical tenía que ser esta canción que tantas personas han versionado, aunque nadie la cantó como ella. Espero que os guste.

domingo, 9 de junio de 2019

Sobre nuestros océanos

El puente romano de Mérida es una de esas construcciones que nos legaron los romanos y, cada vez que me paro a hablar con alguien no puedo evitar pensar en las diferentes conversaciones que este puente habrá escuchado a lo largo de la historia. El viernes cuando cruzaba el puente de vuelta a casa,me encontré con una de esas pequeñas a las que doy clase de inglés todos los martes y jueves. Caminaba de la mano de su abuela ambas vestidas de romanas, la abuela de patricia y la pequeña de esclava porque "se empeñó en ponerse ese vestido". Sofía, como se llama esta pequeña tiene mucho genio, así que para disgusto de su abuela se puso el vestido que ella quiso: el de esclava que había llevado en el colegio. Estos días en Mérida celebramos Emerita Ludica, una tradición que nos devuelve a época romana cuando la ciudad vivía sus momentos de máximo esplendor. En estos días podemos ver legiones de romanos desfilando por las calles o familias enteras vestidos con túnicas. Son unos días de alegría y celebración en los que la gente ríe y baila que sirven de escusa para reunirse y pasarse por el mercado que se ha dispuesto alrededor del templo de Diana. Como os podréis imaginar Emerita Ludica es una buena oportunidad de negocio para los establecimientos, ya que quien más y quien menos aprovecha para comprar alguna cosilla o para reunirse para comer y beber en los bares con la familia y los amigos. El bullicio y la alegría que se viven en nuestra ciudad estos días ha hecho que el 8 de junio, día mundial de los océanos haya pasado desapercibido para la gran mayoría de emeritenses.
El impacto de la actividad humana sobre los océanos es innegable, ya que gran parte de nuestros residuos van a parar  a ellos. Todos hemos oído hablar de los microplásticos, esas pequeñas partículas que acaban en el estómago de esos peces,que luego acaban en nuestra mesa, y en nuestro organismo. Y quién no se ha sobrecogido al ver la fotografía de una tortuga atrapada en una bolsa de plástico. Sin embargo, durante estos días de celebración todos nos tomaremos una caña en vaso de plástico que, luego acabará en la basura, porque buscar un contenedor de reciclaje es algo que nos da pereza. Nos comeremos un helado y como no, pediremos una cucharita de plástico que también acabará en el contenedor de basura. Además hace calor, así que todo el mundo camina con una botellita de agua, que poca gente se molesta en reciclar, que muchas veces acaba tirada en medio del puente romano( si es que no acaba en el pobre Guadiana)porque no hay papeleras en el puente y no se puede caminar unos metros con una botella vacía. Todos estos residuos lo creamos o no acaban en nuestros océanos que, aunque nos parezca algo muy lejano, son parte imprescindible de nuestro ecosistema.
Fuente 


Extremadura tiene fama de tener el aire más limpio de nuestro país y, aunque no he leído ningún artículo científico que lo corrobore (que supongo que sí que los habrá), puedo decir que en esta comunidad se pueden ver las estrella como no se ven en ninguna otra parte. Lo que los extremeños posiblemente no sepan es que los océanos son el pulmón de nuestro planeta, ya que generan la mayor parte del oxígeno que respiramos. El mismo oxígeno que respiramos aquí en Extremadura, en Madrid y en el sudeste asiático, que es donde acaban la gran mayoría de esos plásticos que nosotros no reciclamos. En este enlace podéis leer un poco más al respecto https://www.un.org/es/events/oceansday/
 Reciclar, es uno de esos pequeños gestos que podemos hacer para cambiar esta realidad, pero es evidente que necesitamos disminuir de manera drástica nuestro consumo de plásticos. Hay  muchos otros gestos que podemos hacer: llevar nuestra propia bolsa al supermercado (las mías son de algodón), o beber agua del grifo que en nuestro país es perfectamente saludable y además sale mucho más barata. Otra cosa que yo me he propuesto es consumir solo los productos que necesito. De esta manera cuando siento el impulso de comprar algo, antes de hacerlo reflexiono y pienso si realmente lo necesito, si es algo que ya tengo aunque sea en otro color, eso me suele pasar con los esmaltes de uñas. para qué narices necesito diez colores de uñas distintos, ¿ si solo tengo dos manos y dos pies y siempre acabo utilizando los mismos colores y el resto se pudren en un neceser? Se puede aplicar este mismo sistema a la ropa, ¿cuántas camisetas de verano necesitas? La respuesta dependerá de vuestras necesidades personales, pero seguro que no necesitas tantas como piensas, porque todos tenemos una muy especial que nos ponemos siempre que tenemos ocasión. 
Escribo estas reflexiones pensado en el futuro de Sofía y tantos otros niños que el día de mañana tendrá que afrontar las consecuencias de nuestro despilfarro económico y de nuestra falta de preocupación por el mundo que nos rodea. Os invito a visualizar este vídeo donde podemos ver de manera muy clara nuestro impacto sobre nuestros mares.