domingo, 25 de octubre de 2015

Desmontando mitos sobre los cuarenta

Una vez más me asomo a ver cómo va mi blog y me doy cuenta de que llevo mucho tiempo sin actualizarlo. No sé lo que me pasa últimamente, pero a pesar de que tengo muchas ganas de expresarme al final siempre opto por dejarlo para otro momento que parece que nunca llega. No es que me haya quedado sin nada que decir, al contrario, hay muchas cosas de las que podría hablaros hoy, como que ya sólo me queda un año de carrera, de lo feliz que me hace mi querida sobrina, que ya tiene tres meses… Yo creo que es algo que nos pasa a todos los seres humanos demasiado a menudo, hay tantas cosas que nos gustaría decir y, sin embargo, al final optamos por no decir nada.

Ayer mientras leía un artículo en una publicación destinada al público femenino, sentí la necesidad de volver a escribir para expresar mi opinión al respecto de lo que se narraba allí. El artículo relataba un encuentro ficticio entre un grupo de amigas de cuarenta años, para poner de relieve las diferencias de comportamiento y actitud de estas amigas con el paso de los años. Para poneros en situación, con veintitantos o treinta salían de marcha hasta altas horas de la madrugada, bebían todo el alcohol que toleraban y por supuesto en una cena nadie se privaba del postre. Sin embargo hoy en día, todas estaban muy atareadas y no tenían tiempo para verse más que una vez al año, y las conversaciones giraban en torno a lo malo que es el gluten, lo difícil que es decidirse entre una clase de spinning y una de zumba, entre otras cosas “muy interesantes”. Algunas de esas amigas ya estaban divorciadas, ¡pobres!, mientras que otras tenían que hacer casi encaje de bolillos para poder conciliar trabajo y vida familiar. Y vosotros en este momento estaréis pensando que ese artículo no tiene nada de particular y que muchas de vosotras os sentís identificadas con él. Seguramente os estaréis preguntando qué narices será lo que me impulsó a volver a escribir leyendo algo “tan cotidiano”. La respuesta es muy simple, porque nada de lo que decía ese artículo tiene nada que ver con mi vida.
Tengo cuarenta y un años y estoy empezando el último año de mi carrera, sí ya sé que ya lo había dicho. Estoy comprometida con una persona que me hace muy feliz y no tengo carencias afectivas del tipo que describe el artículo; me siento muy apoyada y querida por una persona que cree en mí y me anima a seguir adelante con un proyecto que ya está más que encarrilado. En lugar de leer el último best seller me deleito con autores tan sublimes como Ana María Matute o Luis Landero, entre otros.Yo no tengo ningún tipo de intolerancia ni al gluten, ni a la lactosa ni a nada que se le parezca. Es más, recuerdo que un médico en el hospital de Cabueñes me dijo que su departamento estaba lleno de personas con problemas intestinales serios precisamente por dejar de comer pan y derivados. No hay nada más placentero que desayunar unas rebanadas de auténtico pan comprado en una panadería de las antiguas, que todavía las hay, con una buena taza de café con leche. Disfruto de pequeñas cosas como los paseos con mi chico por la playa de San Lorenzo, de mis estudios, de los libros que tanto me hacen aprender…

Creo que las mujeres de cuarenta años tenemos mucho camino por delante todavía, pero por suerte hemos aprendido y ganado madurez, lo que nos permite discernir entre un artículo bueno y uno malo, y él que yo leí ayer era malo y estaba lleno de tópicos. Nos hacen creer que las mujeres estamos todas cortadas por el mismo patrón y eso no es cierto, somos únicas y nuestras vidas también lo son, ¿no os parece?
Uno de esos placeres de los que disfruto a diario es la buena música, y hoy he decidido compartir con vosotros una de esas joyas musicales que nunca pasan de moda: Over the Rainbow, en la voz de Eva Cassidy, espero que os guste.


domingo, 13 de septiembre de 2015

En busca de la tierra prometida

Llevo mucho tiempo sin asomarme a las ventanas de mi blog, la verdad es que motivos para escribir no me faltan; el mundo está lejos de ser un lugar perfecto en el que los seres humanos vivan en paz y armonía, algo que de sobra sabemos todos, y sin embargo no dejamos de horrorizarnos ante tantas tragedias. Pero supongo que la tragedia que más nos ha conmovido a todos es la foto del pequeño niño sirio ahogado en una playa de Turquía que, sin duda muchos tardaremos en olvidar.

Los niños no deberían ahogarse en el mar es una frase que todos hemos oído mucho estos días, estoy de acuerdo, pero no podemos olvidar que lo que ha causado esta gran tragedia es la guerra de Siria. Esta guerra ya se ha cobrado miles de vidas inocentes que, además sufren los despiadados ataques del Estado Islámico. Por esta razón más de cuatro millones de sirios han huido dejando atrás todo lo que tenían: casa, trabajo familia, buscando un lugar en el que vivir en paz lejos de las bombas y la desesperación.
Depositan todas sus esperanzas en una endeble pequeña embarcación. La travesía normalmente con apenas agua y comida es dura y peligrosa, como ya hemos visto muchos pierden la vida en el intento. Entonces llegan a nuestras costas, muchos a la isla de Lesbos, cuna de la gran Safo. Para ellos Europa es la tierra prometida, un lugar en el que han depositado todas sus esperanzas y anhelos. Pero en Europa no se entiende su dolor, hay quien incluso los recibe a patadas y les tira comida como si de animales se tratase. Parece que nos hemos olvidado ya de las grandes guerras que asolaron nuestro continente y que también propiciaron la llegada masiva de refugiados a otros lugares. Entonces la tierra prometida era América, y allí fueron acogidos muchos ciudadanos europeos.

Creo que los ciudadanos de Siria merecen nuestra ayuda y nuestra solidaridad, necesitan que les demos la mano y les acojamos entre nosotros, al igual que alguien algún día nos acogió a nosotros. Pero si hay algo que tengo claro es que se debe poner punto y final a la guerra de Siria, y que no deben escatimarse los esfuerzos para ello. Porque si hay algo que los ciudadanos sirios nos están demandando es un país en paz en el que puedan vivir sin miedo a las bombas. Porque ningún ser humano deja atrás todo lo que tiene: su casa, su familia, su trabajo, sus tradiciones... por gusto, ¿no os parece?

Los que seguís mi blog sabéis que me gusta ilustrar mis entradas con una pieza musical que de alguna manera refleje lo que yo he tratado de expresar. En esta ocasión he decidido compartir con vosotros esta preciosa Romanza de Salvador Bacarisse, el vídeo muestra a otras personas que en su día afrontaron el dolor y el pesar causados por una cruenta guerra civil.


jueves, 30 de julio de 2015

World Day Agaisnt Trafficking in Persons

I have stayed away from my social network as I needed some time for myself and my family. Consequently, I haven’t published a single thing in this blog for quite a long time. However, I have to admit that I did miss it sometimes but it seems that I could not find a muse to inspire me for a while. Yesterday I was told that July 30 was The World Day Against Trafficking in Persons, and I realised that I had to write about it.



The figures said that most of the victims of human trafficking are women, especially immigrant women. They are offered a better life somewhere far away from home and they truly believe that all their dreams are about to come true. They dream with a job that could provide the means for them and their families. However, once they get tho their destiny everything is taken away from them: their ID, their money, and overall their freedom and their dignity. They are enslaved and forced into prostitution; they do fear for their lives and for those they love, as a result there is no room for hope. Sometimes they are rescued either by the police or some organization who struggles to find a solution to their plight. Unfortunately, there are still many women trapped in this terrible situation, waiting to be freed.
Nevertheless, human trafficking does not only affect women but also children. Some of them are sold by their own parents to dishonest people who exploit them in factories or plantations. Others are seized and taken away from their parents who love them and desperately search everywhere for them. They all lose their innocence and their childhood forever, and even though they could be rescued what they have lost can’t be recovered.
We all are born free and equal and no one has the right to sell or buy another human being as our lives are priceless and we belong to nobody.

I think it is already late to join the #igivehope campaign, however, I would like to send some hope to those affected by this crime.

Día mundial contra la trata de personas

Ha pasado ya un tiempo desde la última publicación de en este blog; no ha sido por falta de tiempo, sino por la necesidad de desconectar un tiempo de redes sociales y demás derivados del 2.0. He dedicado estos días a disfrutar del buen tiempo caminando con mi chico, a leer mientras disfruto del sol en la playa de San Lorenzo o en los Pericones, y a conocer a mi sobrina recién nacida, Paula, que me tiene loca.
Hoy treinta de julio he decidido que era un buen día para retomar mis publicaciones, no sólo porque ya sentía la necesidad de hacerlo, sino porque hoy es el día elegido por la Asamble de Naciones Unidas para repartir esperanza. Hoy se celebra el día contra la trata mundial de personas y, por esta razón Naciones Unidas nos invita a mostrar nuestra solidaridad con las víctimas de esta barbarie, para lo que se ha creado el hashtag #igivehope.
 
Me solidarizo con las víctimas de la trata de personas, y
me gustaría enviarles un mensaje de esperanza.
La mayor parte de las víctimas de tráfico de personas son mujeres, generalmente son inmigrantes a las que alguien les prometió una vida mejor en algún lugar lejos de su hogar. Una vez que llegan al país de destino les arrebatan su documentación y las encierran. Son maltratadas, vejadas y amenazadas, de manera que el miedo domina sus vidas, de esta manera dejan de ser dueñas de sus vidas y de sus cuerpos de los que estos desalmados abusan sin piedad. De vez en cuando salen en las noticias porque la policía las ha liberado tras haber desmantelado la red mafiosa que las tenía secuestradas.
Sin embargo, el tráfico de personas no afecta sólo a mujeres inmigrantes, también afecta a niños. Muchos de ellos son vendidos por sus propios padres para que trabajen en fábricas o en plantaciones de cacao. Otras veces son secuestrados por bandas organizadas que los venden a explotadores que les arrebatan su infancia.

Es por eso que hoy he sentido la necesidad de volver a escribir, porque necesitaba decir alto y claro que yo me solidarizo con las víctimas de la trata de personas y quiero que los traficantes sean llevados ante la justicia. Ningún ser humano tiene derecho a comprar a otro porque nuestras vidas nos pertenecen y no tienen precio.

Los que soléis leer mi blog ya sabéis que me gusta terminar con una pieza de música que de algún modo refleje el tema que he tratado. Así, buscando por la red he encontrado esta preciosa versión de Canto a la libertad de José Antonio Labordetam que creo que ilustra muy bien lo que he querido expresar en esta entrada. Siento un gran cariño por las gentes de Aragón, entre otras cosas porque conozco a un par de mañas que son muy buena gente, y porque hace poco pasé unos días muy felices en Zaragoza. 
Espero que ese futuro en libertad que soñó Labordeta llegue pronto para todos.


sábado, 20 de junio de 2015

Gracias siempre

Por fin he terminado los exámenes finales, ¡no os podéis hacer una idea de las ganas que tenía! Este año se me ha hecho mucho más difícil que los otros dos; a la dificultad de las asignaturas, en mi opinión mucho más difíciles que en años anteriores, se ha unido una enfermedad inesperada de una persona muy importante en mi vida. Por fortuna creo que lo peor ha pasado y, aunque habrá que repetir algún que otro examen en septiembre, creo que el balance final es positivo.
No os voy a engañar, en algún momento se me ha pasado por la cabeza abandonar; abrumada por tanta carga me he llegado a plantear en alguna ocasión que tal vez este camino, que yo he elegido libremente, era demasiado duro para mí. Sin embargo, al final mejor o peor he seguido adelante y, creo que no he hecho un mal trabajo, al menos sé que he dado lo mejor de mí.
Pero hoy no quería hablar de mí y de mi experiencia como estudiante en la UNED, sino de esas personas que tanto nos ayudan en los centros asociados; en especial yo quería dedicar esta entrada a las personas que trabajan en el centro asociado de Asturias por tanta amabilidad con los alumnos tanto en secretaría como en el salón de exámenes.
Debo confesar que toda esta seguridad que derrocho en el blog se disuelve cuando me enfrento a la hoja de exámenes; muy a menudo y, muy a mi pesar, los nervios se apoderan de mí y ya me han jugado alguna que otra mala pasada. En esos momentos he sentido que no estaba sola, siempre hay alguien ahí, ya sea un tutor o algún otro trabajador del centro, que nos conforta y ayuda a salir del mal trago. Por desgracia no puedo recordar los nombres de todos, pero esta entrada me gustaría que sirviera para agradecer a todos ellos su trabajo, tan importante para nosotros los alumnos. Muchas gracias a Mario, Carlota, a todas las personas de secretaría, a las dos personas que cuidan de nuestra biblioteca, la librería, a todas las personas que tan bien cuidáis de nosotros en el salón de exámenes. Por supuesto también muchas gracias a nuestros tutores que a lo largo de estos años nos habéis ayudado tanto: Natalia, Ana Lahuerta, Carmen, Cortés, en fin, a todos los que siempre estáis ahí a nuestro lado. Pero esta entrada también es para dar gracias y mucho ánimo a los  amigos y compañeros que comparten este camino conmigo.
El camino es largo, tres años ya en mi caso, pero el final de la carrera ya se empieza a atisbar en el horizonte. Si hay algo que he aprendido en estos tres años es a valorar lo que estoy haciendo y por ende a mí misma. Estudiar una carrera universitaria no es un simple pasatiempo, como muchos pensaban al principio; es el camino para llegar a ser lo que siempre he querido, y no me pienso rendir porque la meta cada día está más cerca.
Si hay algo que me gusta del verano es ir a la playa, como Mafalda, acompañada de un buen libro
El fin de los exámenes viene siempre seguido de la llegada del verano que todos esperamos con ansia. Es el momento de disfrutar del sol, de la playa y de la compañía de nuestros familiares y amigos. Así que para dar la bienvenida a nuestra estación preferida del año nada mejor que hacerlo con los acordes del Verano del gran Vivaldi.






martes, 26 de mayo de 2015

Construyendo mi identidad


Estos días ando muy liada con los exámenes finales, además de otras cuestiones familiares de las que ya he hablado con anterioridad. El caso es que ayer un amigo me comentaba que echaba mucho de menos mis escritos en este blog. No tengo mucho tiempo para escribir últimamente y, debo confesar que lo echo mucho de menos. 

Si hay algo que me gusta de mi carrera es que me está ayudando a crecer mucho tanto emocionalmente como intelectualmente. He devorado libros desde muy pequeña, por lo que estudiar una carrera en la que la literatura juega un papel muy importante es algo que me me apasiona. La literatura es el vehículo que nos transporta a otros mundos, a lugares en los que nunca hemos estado, contribuyendo así a enriquecer nuestro pensamiento a través de la mirada de otras personas a las que no hemos visto jamás. 
A veces pensamos que lo sabemos todo sobre nosotros y sobre los demás, sin embargo muy a menudo esto no es así. Adoptamos una posición de fuerza cuando estamos en presencia de aquellos a los que percibimos como seres inferiores, intentando hacer valer nuestra hegemonía. Hay muchas personas que disfrutan humillando a otras personas, ya sea en el ámbito familiar o en el  laboral, y lo hacen porque creen que tienen todo el derecho del mundo a hacerlo. De esta manera se convierten en jueces y verdugos porque según su punto de vista están en posesión de la verdad absoluta, aunque en la mayoría de los casos tan sólo han visto una pequeña parte de la película. Y esto último es algo que nos ha pasado a todos.
Sí, lo confieso, yo también he pecado alguna vez de soberbia y he juzgado a alguien sin tener en cuenta todas las circunstancias, y me he dado de bruces al comprobar que estaba realmente equivocada. Por eso estoy muy contenta de haber descubierto a autores como Momaday o Sandra Cisneros, que me han enseñado a valorar otros puntos de vista diferentes al mio. Prometo que cuando termine los exámenes dedicaré una entrada a estos dos maravillosos autores.
Leer y estudiar nos ayudan a conocer nuevos puntos de vista y nos hacen más tolerantes,
pero sobre todo menos ignorantes.
Creo que soy muy afortunada, he escogido un camino en el que me siento muy feliz, estoy trabajando en lo que me gusta, que es mi carrera. He decidido centrarme en esto porque es algo que tenía pendiente desde hace mucho tiempo; recuerdo que salí del colegio diciendo que quería estudiar filología inglesa porque me apasionaban  las lenguas y la literatura. Terminé el instituto y otras razones, que ahora no vienen al caso, me llevaron por otros derroteros, algo de lo que siempre me he arrepentido. Ahora tengo la oportunidad de hacer lo que siempre quise, y no la pienso desaprovechar. Se trata de una decisión consciente y muy bien pesada que tomé hace ya varios años. En su momento sabía que significaba sacrificio y entrega, pero no me asusté porque pensaba que podía hacerlo, por lo que acepté el reto con entusiasmo y energía. Estoy persiguiendo mi sueño y no me importa dejar de hacer otras cosas mientras me centro en él. Esto es algo que le choca a muchas personas que consideran que en este momento de mi vida debería pensar en otras cosas que ellos consideran más serias y productivas. ¿Sabéis lo que les digo a esas personas?: nada, no merece la pena. Cuando alguien tiene la mente tan estrecha es imposible que entienda los razonamientos de los demás, sobre todo si estos se apartan de lo que ellos estiman como "normal".Vivimos en un mundo el que todo se mide en índices de productividad, y si no produces no eres nadie. Sin embargo, autores como Cisneros y Momaday me han ayudado a ver que sí soy alguien, porque nuestra identidad es algo que nosotros construimos, y yo ya llevo mucho tiempo construyendo la mía. Tal vez ya sea el momento de que muchas personas intenten construir la suya. ¿Por qué no decirlo?, así habrá muchos menos borregos en el mundo.
Y para terminar os dejo con una gran intérprete que me ha descubierto mi buen amigo Javier Almuzara, un hombre muy sabio, él y su pareja, que también es una gran amiga, me están enseñando mucho, algo que agradezco de corazón. La pieza es del gran Mozart, que en su día también se apartó de los cánones establecidos buscando su propio camino.Espero que os guste.




jueves, 16 de abril de 2015

Alcemos la voz

Casi todos los días en los medios de comunicación se nos recuerda que es el día de algún colectivo especial, ya sabéis: el día de la infancia, de los abuelos, de las enfermedades raras. Se llama así nuestra atención sobre algún tema que desconocíamos, pero que afecta muchas personas, que aprovechan una fecha concreta para llamar nuestra atención sobre su situación personal. No sé si habrá sido por la escasez de fechas disponibles en el calendario,o si se debe tan solo a una casualidad. El caso es que hoy los otorrinolaringólogos y foniatras en el Dia mundial de la voz nos  recuerdan  que debemos cuidarla;  hoy celebramos también el día mundial contra la esclavitud infantil. 
En apariencia son dos cosas tan diferentes que resulta chocante que alguien haya elegido la misma fecha para celebrar dichas efemérides. Es cierto que cuando se habla de cuidar nuestra voz, lo que se nos está recordando es que nuestras cuerdas vocales son muy sensibles y no debemos descuidar su salud. En especial se preocupan por las personas que trabajan usando la voz, como profesores o cantantes. El día contra la esclavitud infantil no fue escogido al azar, ya que ese día se recuerda a Iqbal Masih, un niño que fue asesinado tal día como hoy en 1995 por defender los derechos de los niños.

La comunidad educativa Intecca de la UNED, ha compartido esta foto en facebook, que nos recuerda las terribles cifras
de la esclavitud infantil.
Sin embargo, me doy cuenta de que son dos efemérides distintas solo en apariencia. La voz es el instrumento del que se valen muchas personas para hacer valer sus derechos. Cuando algún pueblo se ha alzado en armas contra algún opresor, siempre ha sido porque se ha escuchado previamente los gritos de algún ciudadano descontento pidiendo justicia a gritos. La voz también ha servido para pedir ayuda a nuestros semejantes cuando estamos en alguna situación delicada. Si callamos nadie podrá acudir en nuestra ayuda. Es por eso que todos debemos cuidar nuestra voz porque es mucho más que un mero instrumento que adorna algunas de las más hermosas melodías. La voz nos sirve para comunicarnos con los demás, para expresar nuestros temores y angustias, pero también nuestros afectos alegrías. Por eso me doy cuenta de que la voz es imprescindible para aquellos a los que han arrebatado su libertad, forzándoles a trabajar de sol a sol sin ningún tipo de retribución a cambio. Por esas personas a las que han arrebatado su voz debemos alzar la nuestra, que debemos cuidar para que se escuche alta y clara, y pueda escucharse en todos los rincones del planeta.


Hay en el mundo más de cuatrocientos millones de niños esclavos. Son niños a los que como un día le sucedió a Iqbal Masih alguien vendió a alguien a cambio de muy poco. A veces a sus padres les basta con una vaca, o cualquier otro animal doméstico. Para ellos los niños son una carga de la que necesitan liberarse para poder subsistir. Estos niños son explotados en los campos de cacao en África, o en las fábricas de ropa en diversos países como Bangladesh. También pueden estar detrás de la fabricación de nuestros carísimos smart phones. A estos niños se les arrebata su inocencia y se les roba su infancia. Ellos sueñan con poder ir a la escuela como el resto de los niños. Sin embargo, un día tras otros su triste situación les recuerda que sus vidas valen muy poco para algunas personas. Si nosotros no alzamos nuestra voz por ellos nadie lo hará, por eso yo creo que estas dos efemérides aunque parecen muy diferentes, en realidad son muy parecidas, ¿no os parece? Alcemos la voz por ellos, y por tantas injusticias que se deben remediar.

Para finalizar os dejo con un vídeo donde nos recuerdan que hay muchos intereses detrás de este gran problema. Tal vez no esté en nuestras manos cambiar la realidad de estos niños, pero tal vez sí, todo empieza por rebelarse un día y alzar la voz.



martes, 31 de marzo de 2015

Que ningún niño se quede sin cenar

En estos días de Semana Santa supongo que muchos de vosotros estaréis de vacaciones en algún lugar, tal vez en la playa o la montaña. Otros viven estos días con un gran fervor religioso, acuden a las diversas procesiones que se celebran a lo largo y ancho del país. El tiempo acompaña, así que imagino que muchos habréis optado por la primera opción, ¿me equivoco? Los colegios están cerrados por lo que los niños pasan más tiempo en casa con sus padres; y esto para muchos supone un verdadero drama.

Llevamos mucho tiempo escuchando que el comedor escolar es para muchos niños el único lugar donde pueden comer caliente. Son victimas inocentes de la tan cacareada crisis. Sus padres no encuentran trabajo, muchos de ellos incluso han perdido sus casas, por lo que conviven con otros familiares. Dice Blanca Menéndez que hay casas donde viven dos familias juntas, “como en la posguerra” afirma.
Quizá no os suene de nada el nombre de Blanca Menéndez, muchos asturianos hemos oído hablar de la ONG que ha creado: Ningún niño sin cenar. Yo supe de esta iniciativa hace unos meses a través de Facebook, cuando blanca solicitaba que alguien les cediese un local de manera gratuita. Después de algún que otro intento fallido, la ONG se instaló en un local en la avenida de la Constitución en Gijón. Desde que se instalaron allí no han parado de ayudar a personas que lo han perdido todo y, por desgracia, se ven incapaces de dar sustento a sus hijos.
Hay muchos lugares donde podéis llevar vuestras donaciones, solo comida,
este es el distintivo que acredita su colaboración

Cuenta Blanca en una entrevista que os enlazo aquí que, a veces tiene que comer en el local por que no da abasto. El número de personas que acuden a solicitar ayuda al local es muy alto, yo diría que incluso desbordante. Se está ayudando a niños de todos los colegios de la zona, y afirma que es muy necesario extender esta iniciativa a Oviedo y Avilés. Cuenta también que a veces son los propios profesores los que se ponen en contacto con la ONG. Hay niños que comparten sus meriendas con los compañeros; algún niño incluso insta a sus padres a hacer una gran donación porque ellos también son conscientes de la situación de sus compañeros. Yo he estado en el local en una ocasión, aquel día el local estaba vacío, supongo que de casualidad. Recuerdo que le llevaba pan de molde y tomate, y Blanco se puso muy contenta porque decía que justo esas dos cosas se habían terminado ya y las necesitaba con urgencia.


No puedo deciros mucho más, tan solo que me parece una aberración que sean personas como Blanca las que estén intentando buscar soluciones a tanta desesperación. Por desgracia ellos solo pueden proporcionar comida, nada más. Pero está claro que lo que estas familias necesitan es un puesto de trabajo digno, que les proporcione los medios necesarios para dar de comer a los suyos. Esa debería ser la prioridad de nuestros políticos, acabar con la miseria de nuestros niños. Creo que va siendo hora de que dejen de perder el tiempo con otras cuestiones, y den soluciones a todos estos problemas, que son demasiado reales. Mientras eso sucede me temo que serán personas como Blanca Menéndez las que seguirán velando por esos niños.

Los que seguís mi blog sabéis que siempre termino con alguna pieza de música, suele ser ópera o música coral, ambos géneros me gustan mucho. Pero hoy quiero terminar con un vídeo de UNICEF que explica los derechos de los niños. Desgraciadamente todos  los días me doy cuenta de que sus derechos parecen ser lo que menos importa ahora mismo.


viernes, 20 de marzo de 2015

A Zaida


Estos días tengo muy poco tiempo para desarrollar mi creatividad, como os podréis imaginar me paso la mayor parte del día estudiando. Algo que me gusta mucho, no os quiero seguir aburriendo con eso, pero que me deja muy poco tiempo para otras actividades que también son de mi agrado. Sin embargo, no quería dejar pasar la oportunidad de mostrar mi apoyo a una mujer que por desgracia ha sido noticia por su extraordinario trabajo en lugares como Kosovo, sino por que ha pasado por un auténtico calvario durante los últimos años.
Como ya os habréis dado cuenta a estas alturas me refiero a la capitana Zaida Cantera, que ha sufrido un sinfín de vejaciones y humillaciones por parte de un superior ya condenado por la justicia. Y que lejos de encontrar el apoyo que sin duda buscaba y necesitaba, ha sido juzgada y casi sentenciada por los estamentos militares, que se han convertido en los verdugos de la mujer a la que deberían haber apoyado y defendido.
Creo que Zaida es una mujer muy valiente, no os podéis ni imaginar lo que supone para una mujer ser acosada sexualmente. Muchas ni siquiera se atreven a denunciarlo, tienen miedo de perder su trabajo, y de lo que puedan decir los demás. Por desgracia son juzgadas con demasiada frecuencia, todos hemos oído alguna vez expresiones del tipo: “esta chica es una fresca”, o “mira que falda más corta lleva”, “seguro que va buscando guerra”. De esta manera se nos trata como meros objetos sin capacidad de decisión, y se justifica una agresión, que siempre deja graves secuelas psicológicas. Muchas mujeres pasan noches enteras  llorando, no quieren que la noche termine nunca, porque a la mañana siguiente deben acudir a su puesto de trabajo una vez más. Entonces su pesadilla volverá a reproducirse. Puede ser un superior, o un compañero, se creen poderosos y saben como minar la moral de su víctima. Amenazan  con destruir la vida de su víctima: “me encargaré de que no vuelvas a trabajar”. Se asegurarán de que no se les denuncie: “nadie te va a creer”, “todos pensarán que estás loca”. Y así es, el mundo de estas mujeres se tambalea por completo, no saben qué hacer ni a quién acudir. A veces hasta sus propias amigas les dan la espalda: “no deberías haberle denunciado”, “piensa en su familia”. No os podéis imaginar lo solas que se sienten, las que se atreven a denunciar a pesar de todo son muy valientes.
Supongo que así se ha debido de sentir Zaida, absolutamente sola, sin nadie a quién acudir. No se trata solo de que los estamentos militares estén anclados en el pasado, que así es. Desconozco el funcionamiento de una unidad militar, pero por lo que he visto estos días en las noticias, hay jerarquías establecidas durante generaciones. A quienes están en lo más alto no les gusta que estas sean amenazadas, podríamos decir que son casi intocables, y si alguien consigue que estas se tambaleen aunque sea solo de manera muy ligera lo paga caro. Y esto me temo que es lo que le ha pasado a Zaida. Se ha levantado para reivindicar sus derechos, para decir alto claro que tiene derecho a realizar su trabajo sin ser acosada. Que entre su vida personal y su trabajo existe un límite claro y nadie tiene derecho a sobrepasarlo sin su consentimiento. La justicia le ha dado la razón, pero ha seguido estando tan sola dentro del ejército, que al final ha decidido abandonar y seguir adelante con su vida, ¿y quién puede culparla? Yo desde luego no. Creo que este país pierde a una gran militar, que ha demostrado de sobra su valía profesional. Pero si hay algo que esta mujer nos ha enseñado es a levantar nuestra voz cuando nos avasallan y acorralan. Porque ella ha sabido defender sus derechos hasta el final, lástima que quienes deberían haber estado ahí para apoyarla castigando y apartando al culpable para siempre de sus funciones, le han dado la espalda. Por ti Zaida quizá las cosas algún día lleguen a cambiar.

Y me gustaría terminar esta entrada compartiendo con todos vosotros un vídeo de la gran Aretha Franklin cantando Respect. Respeto es lo que todas las mujeres reivindicamos y necesitamos. Respeto en nuestra vida diaria, en el trabajo, cuando caminamos por la calle. Respeta nuestras opiniones, no nos impongas las tuyas. Respeta también nuestras decisiones. Pero sobre todo respetamos cuando decimos"no" alto y claro.









jueves, 5 de marzo de 2015

Por la educación pública

Estos últimos días han sido un poco caóticos en mi vida, notas de exámenes, con alguna que otra decepción que forma parte de la vida del estudiante. Ensayos de coro, y ya sabéis que me ha tenido muy ocupada la enfermedad de un familiar, que ha pasado por un segundo linfoma. Afortunadamente de eso ya nos hemos recuperado, y ahora toca tratamiento de mantenimiento durante un par de años, pero como ya he dicho, lo peor ya ha pasado. Por todos estos motivos he tenido el blog un poco abandonado, y hoy he decidido que era el momento de retomarlo.

La verdad es que no sabía muy bien de qué hablar, después de tanto tiempo sentía que había perdido el hábito de escribir y, no sabía si sería capaz de contar algo interesante. Entonces me di cuenta de que hay algo que me preocupa mucho como persona y como estudiante: la educación pública de calidad; así que de eso os voy a hablar.

Ya sabéis que se ha aprobado el tres más dos en la enseñanza universitaria, algo que degradará los estudios de grado y encarecerá en gran manera la ya de por sí cara educación universitaria. No os podéis ni imaginar el estrés que esto supone para los que ya estamos realizando estudios de grado. Surgen mil preguntas, ¿tendré que cambiarme de plan? Os podréis imaginar que si después de tanto esfuerzo tengo que cambiarme de plan, y hacer un máster de dos años, en lugar del actual de un año, me voy a sentir un muy furiosa y bastante engañada. Por si fuera poco la secretaria de estado de educación dice que la universidad en este país es barata, y que hay demasiados estudiantes. Os podréis imaginar cómo me sentí. Mi educación universitaria es algo que me tomo muy en serio, para ello me esfuerzo mucho, me levanto todos los días muy temprano para estudiar, hay días que eso es lo único que hago. He sacrificado muchas cosas para llegar hasta aquí: tiempo con mis amigos, otras actividades que me gustaría realizar y dejo para más adelante, libros que esperan en una estantería sin leer. En fin, un sinfín de actividades que estoy posponiendo porque me tomo muy en serio mi educación. La educación debe ser un derecho, no un privilegio de unos pocos adinerados. Todos debemos tener las mismas oportunidades. Se está jugando con el futuro de muchas personas, con sus ilusiones, pero sobre todo se está dejando escapar el futuro de este país, ya que los mejores estudiantes se marchan a otros países donde se les trata como merecen. No sé si lo sabréis pero a pesar de lo que dicen nuestros gobernantes, las carreras por si solas no sirven para nada, el máster es obligatorio a la hora de ejercer ya que se trata de la especialización. Como os podréis imaginar no es cierto que esta medida nos va ahorrar dinero ya que los estudiantes saldrán antes al mercado laboral. Sí lo van a hacer si no se pueden costear el máster, pero tendrán que trabajar de lo que puedan porque de lo que han estudiando sin el máster no van a poder.
Pero no se trata sólo del ya famoso tres más dos, se trata de la casi supresión de la asignatura de música, de la filosofía, que nos ayuda a pensar y a decidir por nosotros mismos. En cuanto a la asignatura de música sirve para fomentar la capacidad creativa de los alumnos, estimula nuestra capacidad cognitiva y nos hace más tolerantes. Y sirve también para que los alumnos no confundan al gran Victoria, con la última ganadora de Gran Hermano, algo que seguramente pensarán muchos  en esta España rancia y caduca.
Espero por el bien de todos que los que nos gobiernen en años venideros pongan fin a este desatino, de lo contrario nos va a salir muy caro a todos, y no me refiero solo a los estudiantes.

Y para terminar quiero compartir con vosotros una de esas joyas musicales que tanto me gustan. Los responsorios de tinieblas de Tomás Luis de Victoria, nuestro gran autor barroco, muy apreciado en otros lugares como Inglaterra, pero que desgraciadamente en España dada nuestra nula cultura musical no es tan conocido como debiera. A veces tengo la sensación de que nos quieren sumir en las tinieblas, por eso esta pieza me parece muy representativa de los tiempos que corren.





miércoles, 4 de febrero de 2015

En apoyo de Asia Bibi

Los que leéis mi blog sabéis que he pasado por unos meses un poco complicados debido a la enfermedad de un familiar. Por fortuna, eso ya ha pasado, y ahora mismo estoy muy atareada preparando los tres últimos exámenes que me faltan. Son días de nervios, para qué os voy a engañar, me  juego mucho, pero también tengo esperanzas  porque sé que he trabajado mucho.
Hay cosas que no puedo cambiar, y cuando veo algo que me parece terriblemente injusto siento la necesidad de expresar mi repulsa. Por eso hoy me gustaría contaros la historia de Asia Bibi.
Seguramente os estaréis preguntando quién es esta mujer, ya que pocos habréis oído su historia. Se trata de una mujer pakistaní cristiana y madre de cinco hijos, que lleva cinco años en prisión esperando a ser ejecutada. Seguramente en este momento estaréis cavilando qué tipo de crimen habrá cometido Asia para haber sido condenada a muerte. La respuesta es muy sencilla: blasfemia. No se trata de una acusación cualquiera, ya que en un país de mayoría musulmana y con bastante tendencia al fanatismo, implica la pena de muerte. Por si esto fuera poco aquellas personas que osan defender a quienes han sido tan injustamente condenados, también sufren las consecuencias y la ira de los llamados “defensores de la fe”.
Pero me gustaría explicaros un poco mejor la historia de Asia. Ella recogía bayas en su aldea natal junto a un grupo de mujeres musulmanas. Sintió sed, así que se acercó a la fuente para beber, y ahí comenzó su desdicha. El grupo de mujeres musulmanas comenzó a increparla y amenazarla. El pozo acababa de ser contaminado por una mujer cristiana que había osado beber de sus aguas. Días más tarde Asia fue acusada de haber blasfemado contra el profeta Mahoma. Su hija de catorce años contaba a la BBC como su madre fue agredida por un grupo de fanáticos dementes que la golpearon sin piedad y arrancaron su ropa. Su familia también fue agredida al tratar de defenderla. Y desde entonces esta familia vive sufriendo amenazas constantes  presas del miedo. No encuentran tranquilidad y viven huyendo de un lugar de otro.
Este suceso ha suscitado una gran polémica que ha llevado a algunos políticos a plantearse reformar la ley. Sin embargo, dichas iniciativas no han llegado muy lejos debido a la terrible oposición manifestada por los sectores más radicales. Fuentes de la BBC afirman que dos eminentes políticos han sido asesinados por manifestar su apoyo a Asia y su familia.
La familia de Asia ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional intentando recabar apoyos para su causa. Por desgracia yo no puedo hacer más que escribir unas pocas letras. Espero que esta mujer pueda volver pronto con su familia.
Os dejo un enlace para que podáis saber un poco más de la historia de Asia Bibi
http://www.bbc.com/news/world-asia-31092447
Asia Bibi es una mujer cristiana, yo soy agnóstica, pero creo que todas las personas tienen derecho a vivir la religión que ellos elijan, por ese motivo quiere compartir con vosotros un vídeo en el que se reivindica su libertad.