miércoles, 7 de noviembre de 2012

Sonriendo por la mañana


Hoy me he levantado muy temprano, tenía que ir al médico, nada grave, no os vayáis a asustar, una pierna a la que no le gusta el Pilates, ¡para que luego digan que es sanísimo! En fin, al grano, el caso es que me levanté muy temprano, y salí de mi casa hacia las 7.40 más o menos, como Puerta la Villa está muy cerca de donde yo vivo decidí ir caminando, que para eso tengo las piernas. He bajado tranquilamente y cuando estaba a punto de llegar al ambulatorio me di cuenta que iba sonriendo sin parar, y eso que no iba escuchando a Anna Netrebko porque no encontraba los cascos, ¿qué habré hecho con ellos?

El caso es que alguno podría pensar que no tengo muchos motivos para sonreír, las cosas no están bien, y demás historias de este tipo, pero yo creo que se equivocan, tengo muchos motivos para sonreír, y no pienso dejar de hacerlo. Me siento muy viva, estoy estudiando algo que me gusta mucho, lo que parecía muy difícil ahora me parece un poco más fácil, y por si fuera poco el sol sigue saliendo todas las mañanas. Hace frío, pero no importa, así ya tengo excusa para sacar ese vestido de punto con el que me siento tan guapa. Además el frío también es excusa para ir al cine, que me encanta, no hay nada mejor que una buena película en pantalla grande, ¿verdad? Dentro de nada llegarán las Navidades y mis hermanas volverán a casa como el turrón, así que no tengo derecho a quejarme de nada, ¡si lo tengo todo para ser feliz!

¿Que mi vida podría ser mejor?, puede, pero también podría ser peor, en el mundo hay muchas personas que no tienen nada, yo en cambio tengo mucho, mucha ilusión, una gran motivación y una gran fuerza de voluntad que me ha ayudado a salir airosa de muchas situaciones complicadas. La vida no es fácil para nadie, todos en algún momento pasamos por momentos difíciles, lo importante es no dejar que el desánimo nos gobierne, y tomar las riendas de nuestras vidas.

Yo he decidido que quiero vivir así, sin lamentarme por nada, así que me da igual lo que me digan los demás, ¡que digan lo que quieran! Mi vida es mía y soy yo la que tiene que vivir en mi pellejo, así que ya se pueden ir metiendo en sus asuntos, que yo permaneceré ciega y sorda a comentarios maliciosos de todo tipo. No voy a dejar que me borren la sonrisa, sé que lo estoy haciendo bien, ya llegarán tiempos mejores.

Para terminar me gustaría invitaros a todos los que podáis a un concierto muy especial, tendrá lugar el sábado día 10 en la iglesia de La Asunción en Gijón, actuaremos el Coro Melsos en primer lugar y la Camerata Revillagigedo en segundo lugar, si os apetece ya sabéis, me gustaría mucho veros a todos por allí.
Y como no podía ser de otra manera os dejo con un vídeo musical de esa chica que me gusta tanto, no recuerdo su nombre, yo digo que es mi antidepresivo, porque puedo estar de muy mala leche y con el corazón roto, pero al ponerme uno de sus discos se me pasa todo, yo si fuera psiquiatra recetaría sus discos.
Os dejo ya para estudiar los Cuentos de Canterbury, que son una delicia, ¡que suerte tengo!

2 comentarios:

  1. Hola!!!!!!!!!!Aunque no te comento a diario te leo siempre. Y tienes tanta razón, no podemos permitir que nos borren la sonrisa. Mis hijos tammbién estuvieron en un coro, la coral polifónica Anselmo Solar, pero con los niños, que desgraciadamente ya no exise, solo hay para mayores. Me gusta tu actitud. Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Marigem por tus palabras. Me acabas de dejar de piedra, no sabía que la escolanía de Anselmo solar ya no existía, la hija de una antigua vecina mía solía cantar ahí también, y le gustaba mucho, que pena !!!, con lo bonito que es cantar, ¿verdad?. Pero no te preocupes que aún os queda el León de Oro, echa un vistazo a su página web por si a tus niños les apetece cantar, que también son muy buenos.
    Besitos

    ResponderEliminar