viernes, 19 de octubre de 2012

A Malala, para que siga luchando


En estos días de otoño hay alguien que ocupa mis pensamientos de manera casi constante, me pregunto cómo estará, si tendrá dolores o miedo, si pasará la noche bien o tal vez tenga pesadillas tras lo ocurrido la semana pasada. Esa persona en la que pienso de manera constante tiene catorce años, es de Pakistán y se llama Malala, hace algo más de una semana un demente le disparó a la cabeza cuando se dirigía a clase. Vosotros os preguntaréis, ¿qué habré hecho esta criatura para ser merecedora de tan brutal ataque?, pues nada más y nada menos que escribir un blog, igual que yo.

Malala es una niña muy valiente, algo que sorprende en alguien tan joven, especialmente en un país donde las mujeres son arrinconadas y vejadas, no se les permite expresarse y son consideradas poco menos que objetos que se pueden vender. Sin embargo esta niña quiere ser libre, sueña con ir a la escuela y tener una vida mejor, sabe que a su alrededor hay mucha gente que la mataría por escribir lo que escribe, y sin embargo continuó haciéndolo para llevar así su mensaje a todas partes. Malala al igual que yo ha descubierto su voz, una voz que pide igualdad para todos, justicia, educación, pero también habla de sus miedos y angustias, después de todo sigue siendo una niña.

Empezó a escribir su blog para la BBC con tan sólo once años, entonces debía utilizar un seudónimo, aunque su nombre se hizo público unos años después cuando los talibanes perdieron el poder. Su nombre se hizo público y ganó un premio a la paz, algo que sin duda tenía más que merecido.

No cuenta Malala que su padre se sentía orgulloso de tener una hija tan valiente, pero que lamentablemente no podía gritar a los cuatro vientos: “Esa es mi hija”, algo que le resultaba muy frustrante. También nos dice el miedo que ha pasado en multitud de ocasiones al oír los bombardeos, el miedo que se sentía al pasar delante de un extraño, ¿querría matarla”, vivir con un miedo tan atroz debe ser algo terrible. Pero la mayor preocupación de Malala es no poder ir a la escuela, ella sabe que sin educación no hay futuro, no conseguirá tener una vida digna, y tendrá que conformarse con la vida que aquellos dementes le quieren imponer. Es por eso que ella no se resigna y ha alzado su voz alta y clara para que todos la podamos escuchar, por desgracia esa valentía le ha costado muy cara y ahora lucha por su vida en un hospital en Birmingham. Todos esperamos que se recupere y que pronto vuelva a su escuela, para que pueda tener un futuro mejor, el que ella soñó.

En estos días me he acordado de mi buena Afzalah, fue una de mis mejores amigas en Londres, hija de padres Pakitasníes ha tenido la buena fortuna de nacer en Manchester, en Manchester, en el seno de una familia tolerante y cariñosa, que han dado lo mejor a todos sus hijos. El padre de mi amiga, un señor de lo más simpático y cariñoso, siempre recordaré su sonrisa sincera y bonachona, siempre les dijo a sus hijas eso de “donde fueras haz lo que vieres”. Lo que más preocupaba a este padre es que todos sus  hijos tuvieran la misma educación que los niños ingleses, que llegaran a algo en ese país, pero sobre todo que se integraran, algo que está más que logrado. Así yo hoy no veo diferencias entre una persona nacida en Inglaterra de padres ingleses y mi amiga Afzalah, es más, posiblemente mi amiga es más inglesa todavía.

La diferencia es que en Inglaterra las mujeres si tenemos derechos, hemos accedido al mercado laboral, y nadie nos pone trabas en el camino. Lo mismo sucede en España, la libertad que hoy tenemos nosotras, no la tuvieron nuestras abuelas, nuestra sociedad ha evolucionado para bien, algo que no ha sucedido en algunos países.

Yo hoy tengo 38 años, como bien sabéis, y he decidido retomar mi educación donde la dejé, Malala tiene 14, y quería tener una educación, pero un demente le ha querido quitar la vida por ello, es injusto, ¿verdad?.


Espero que se recupere pronto, y al pensar en ella me ha venido a la mente El claro de luna de Bethoven, una pieza hermosa y calmada, que espero que lleve calma a su vida, y que de aquí en adelante todo le vaya bien, aunque ahora mismo su futuro parece bastante incierto.

Si queréis saber algo más del blog de Malala os invito a pinchar en el siguiente enlace, donde oiréis su voz, clara y concisa





No hay comentarios:

Publicar un comentario