jueves, 20 de septiembre de 2012

La Tienda de discos de La Plazuela


En estos últimos años han cerrado muchas tiendas en Gijón, demasiadas, como ya apuntaba en mi anterior post Queno me cierren mis tiendas de siempre. Pasear por mi ciudad es muy triste, supongo que ocurrirá lo mismo en el resto de ciudades, ver esos locales vacíos que antes tuvieron tanta vida es realmente desalentador, es como perder un trocito de nuestra historia.

En los últimos años han cerrado muchas tiendas, pero quizá las tiendas que con más tristeza he visto desaparecer son las de música, de las que sólo nos queda una en Gijón, la de La Plazuela de San Miguel, aunque parece ser que no le queda ya mucho tiempo.
Sus dueños son dos personas encantadoras, que me perdonen porque no me sé sus nombres, allí me podría perder horas enteras, si mi economía me lo permitiese les acabaría con  las existencias. Allí lo mismo puedes encontrar música antigua de la más alta calidad, óperas, sin dejar de lado la música asturiana, de la que están bien surtidos, como no podía ser de otra manera viviendo en esta tierra tan maravillosa. Por supuesto también se pueden encontrar los discos de los ídolos del momento, así que no será por variedad. ¡Ah!, que me olvidaba, también tienen vinilos, así que si tenéis nostalgia del tocadiscos de aguja  ya sabéis a donde tenéis que ir.

Desgraciadamente los años han tratado bastante mal a la industria musical, y no creo  que toda la culpa sea de la piratería, que algo sí que tendrá, las propias discográficas, frías multinacionales que sólo miran por sus intereses tienen también parte de culpa. Las pequeñas tiendas como ésta se las ven y se las desean para vender lo que pueden, a veces incluso tienen que pedir los discos a  Alemania, pagando los portes carísimos de su propio bolsillo, ya que las casas no les sirven como debieran, primero son las grandes superficies, y después van ellos, y claro así no se puede trabajar, ¡no me extraña que muchos se hayan rendido ya! ¡Cómo van a vender discos si las casas no les sirven!, al final se tienen que buscar la vida como pueden, y supongo que será eso lo que les lleva a jubilarse dentro de unos meses, ya están cansados de luchar tanto en un sector tan ingrato.

Me pregunto qué será de nuestra ciudad cuando ellos echen el cierre y nos quedemos sin ese lugar mágico de música y color, se irá un poco de nuestra historia, igual que se fue cuando cerraron Memphis y Discoteca, que durante tantos años dieron vida a nuestra ciudad.

Y para terminar me gustaría contaros una anécdota, hace un año, andaba buscando un disco de Anna Netrebko, Souvenirs, no lo encontraba por ningún sitio, y ellos se ofrecieron a traérmelo. Pasaron los meses y yo pensé que se habían olvidado de mí y de mi disco, y de repente un día en enero suena el teléfono en mi casa, me llamaban de la tienda de discos para decirme que me habían conseguido por fin los dos discos de Netrekbo que les había pedido. ¡Pero si sólo quería uno!, exclamé, claro la mujer un poco extrañada dijo que no pasaba nada, que si sólo quería uno el otro lo ponían a la venta, si se iba a vender sólo. Total que al final me llevé los dos, ¡qué narices!, si me encanta esta mujer, seguro que me voy a cansar de oír estos discos, y así es, no paro de escuchar ambos. Sé que fue un gran esfuerzo traer esos dos discos de Alemania, tuvieron que buscarse la vida para traérmelos como fuera y no se rindieron, así cada vez que los escucho, que es muy a menudo me acuerdo de ellos, de los vendedores de otros sitios no.

Y para terminar nada mejor que ofreceros un vídeo de Anna Netrebko, canta el Pie Jesu de Andrew Lloyd Webber como nadie, forma parte del disco Souvenirs, que no me canso de oír gracias a mis dos protagonistas de hoy, espero que os guste


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada