jueves, 6 de septiembre de 2012

La Casa de la Vida






Hace poco más de dos semanas me encontré en la Feria de Muestras de Asturias con las chicas de la Bruno Salvadori Lions Fundación, ¿qué quienes son esas chicas?, nada más y nada menos que supervivientes de cáncer de mama, todo un ejemplo de superación. Ayer pasé por La Casa de la Vida, su sede, donde conocí a gran parte de ellas, y debo decir que pasé un rato más que agradable, ¡hasta me olvidé de mis problemas!, que últimamente hay cosas que me tienen un poco más agobiada de la cuenta.

En primer lugar conocí a Guadalupe, al principio se quedó un poco extrañada al verme, “¿quién será esta chica?, pensaría ella, no me extraña, encontrarse conmigo y mi cámara colgada del hombro debió ser toda una sorpresa. Pero enseguida me plantó dos besos y tan amigas, como si me conociera de siempre. Me hizo pasar a su salón, donde se reúnen todas y enseguida empezó a llegar gente, primero llegó Conce, otra de las compañeras, “¿y esta chica?, preguntó, “viene a hacernos una entrevista para sacarnos en el Facebook”,”no en mi blog”, respondí yo, algo que tuve que responder varias veces a lo largo de la tarde. A continuación llegaron Ángeles, Begoña y Carmen, quienes enseguida empezaron a buscar objetos para que yo los fotografiara, aunque casi todo estaba vendido ya según me dijeron, la Feria de Muestras resultó muy provechosa para la asociación.

Entonces llegó un momento que me puse seria, a ver yo estaba allí para hacer un reportaje serio y en toda regla, así que propuse sacar alguna foto que mostrase el trabajo de la asociación, “lo que más hacemos aquí es hablar”, me dijo Conce risueña. Anda, pues mira, “eso es muy sano”, respondí yo riendo a carcajadas, y eso fue lo que hicimos, hablar, que eso  a mí según me dicen en mi casa se me da muy bien.


La Casa de la Vida surgió hace unos años como un lugar de encuentro y acogida para mujeres operadas de cáncer de mama. Es un lugar donde las que han pasado o están pasando por la enfermedad encuentran un poco de consuelo, pero también de esperanza y solidaridad. Lo que más necesitan cuando llegan es hablar, desahogarse, y la casa les da la oportunidad de hablar abiertamente y sin tapujos de su enfermedad, sin tener que aguantar miradas de pena, o incluso de miedo, ¿se contagiará eso del cáncer? Pues no, ya lo digo yo, el cáncer no se contagia, y no es ningún apestado el que lo padece.
Efectivamente lo que más hacen en la Fundación es hablar, incluso la que lo necesite tiene a su disposición un psicólogo voluntario, aunque en la mayoría de los casos lo que más necesitan es hablar, y con eso ya se sienten un poco mejor.
Las chicas en su saloncito, donde pasan el tiempo y realizan la mayor parte de sus actividades

Desgraciadamente no cuentan con subvenciones, así que para poder sufragar los gastos de la casa venden camisetas, algunas de ellas donadas por RMFashion, pero también pulseras que hacen ellas mismas, preciosas libélulas, vasos de sidra (yo me compré uno que llevé al record de escanciado hace poco). ¡Ah!, que casi se me olvida, también venden lotería de Navidad, por si alguien se quiere hacer rico, que tal y como están las cosas no está de más probar a ver si la suerte nos sonríe un poco este año, ¿verdad?.

Algunas de las cosillas que hacen las chicas, ¿verdad que son preciosas?

Sé que la economía no va precisamente bien, pero no me parece de recibo que no tengan ayudas para la compra de sujetadores y bañadores, ni para las pelucas que son carísimas, y en cambio siempre hay dinero para cosas menos necesarias. Tan sólo se les subvencionan las prótesis, aunque no al 100%, digo yo, qué pasa si esto le ocurre a una señora en paro y con cuatro hijos, alguna ayuda tendrán que darle, ya es bastante duro pasar por todo esto.


Hablamos de todo, pero como se hace muy largo,  os lo pienso contar en otro post dentro de unos días, después de todo este tema se merece mucho más.

Os invito a pasar por su página en Facebook donde os tendrán informados de todas las actividades y eventos que realizarán próximamente.

Un beso a todas las que estuvisteis allí ayer: Geno, Conce, Guadalupe, Begoña, Ángeles, y Yolanda, mil perdones si me olvido de alguien.

Mañana más y mejor, buenas noches a todos.

2 comentarios:

  1. Me alegro que te haya gustado,las gracias se las tengo que dar yo a ellas por dejarme entrar en su casa.
    Un saludo
    Noelia

    ResponderEliminar