lunes, 28 de enero de 2013

Primer examen superado, ahora a por el resto


Hoy por fin llegó el día de mi primer examen en la UNED, estaba muy nerviosa, no os voy a engañar, y después del desastre de examen oral, que no es que me haya salido mal, es que esperaba mas de mí, estaba un poco preocupada al respecto. El caso es que el día amaneció soleado, así cuando caminaba desde el Intra hasta la UNED con mi Anna Netrebko del alma calmando mi ansiedad, me tranquilicé un poco, después de todo solo es un examen, tampoco es que me vaya la vida en ello.

Antes de entrar en la sala de exámenes pude desvirtualizar a Paloma, compañera del grupo “parejas orientadoras para la búsqueda de empleo”, que me tranquilizó un poco, siempre viene estar acompañado en estos casos. El caso es que Paloma estaba muy tranquila, al menos en apariencia, así que me pasó un poco de esa serenidad, de la que yo adolezco casi siempre. “Tengo fobia a los exámenes”, le dije, algo que ella como buena psicóloga entiende perfectamente, aunque también me aclaró que todo el mundo se pone nervioso ante un examen, vamos que no soy la única víctima de la ansiedad pre-examen. Por cierto Paloma, tengo unas ganas tremendas de verte esta tarde en la TPA, seguro que sales muy guapa y hablas muy bien.

El caso es que el examen ya ha pasado, y debo reconocer que no me ha salido del todo mal, sobre todo la parte que correspondía al libro “The bluest  eye”, que tanto me conmovió, esa parte creo que la he bordado. Por cierto os lo recomiendo, es una historia bastante dura, que cuenta la historia de Peccola, una niña afroamericana que sufre de una manera atroz el rechazo y la discriminación racial. Un día le dedicaré una entrada a Peccola, porque debo reconocer que esta historia me conmovió muchísimo, yo  le habría dado mas de un abrazo a esta pobre niña, y le habría roto los dientes a mas de una.

Después he llegado a casa y todo lo que he encontrado son mensajes del tipo: “¿viste ayer el partidazo de tu primo?”, ¡que bien!, ¡campeones!, y demás…En fin, tengo que reconocer que no vi el partido, me habría gustado, pero es que estaba tan centrada en el examen de esta mañana que se me olvidó, pero bueno, me uno a la felicitación general de todo el mundo, me alegro mucho que la selección española de balonmano, con mi primo Alberto a la cabeza, se haya vuelto a proclamar campeona del mundo.
Pero también quiero darle la enhorabuena a Javier Fernández, que este fin de semana ha ganado el campeonato de Europa de patinaje sobre hielo, deporte que sigo desde hace muchos años. En todos estos años jamás pensé que llegaría a escuchar el himno de España, ni que emocionaría como lo hice con un patinador español, espero que tanto él como a los chicos del balonmano,  reciban el trato y las ayudas que se merecen para poder seguir compitiendo. A menudo los esfuerzos económicos que deben hacer las familias de nuestros deportistas suponen un gran desgaste para ellas, ya que no todas pueden hacer frente a los gastos de los viajes y entrenamientos. Es por eso que muchos deportistas han tenido que irse al extranjero para poder seguir así con su carrera, ya que en este país se les negaban los medios necesarios. Sé que estamos viviendo tiempos muy duros y que no hay dinero para nada, pero si no lo hay para unas cosas, tampoco debería haberlo para otras, ¿me explico?

Hoy como estoy un poco cansada después de haberme pasado todo el fin de semana estudiando sin parar me apetece compartir una pieza tranquila y relajada, ¿qué os parece el Canon de Pachelbel?. A mí siempre me ha gustado mucho esta pieza, una obra maestra de la historia de la música, ¿no os parece?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada