viernes, 18 de enero de 2013

Aprendiendo a decir que no


Ayer estuve leyendo una interesante entrada en el blog de Fátima Abril, como aprender a decir que no, algo que sin duda a todos en algún momento de nuestra vida nos ha parecido casi imposible, ¿me equivoco?

A menudo nos vemos rodeados de gente que nos pide que les prestemos nuestro tiempo a cambio de nada, solo te llevaré un momento, ¿qué te cuesta?, no seas egoísta, en fin, que al final acabamos por ceder no sea que nos vayan a poner en la lista negra. Así al final acabamos por dejar para otro momento aquello que sí queríamos hacer, o que era de vital importancia para vosotros.
No sé vosotros, pero yo casi siempre he antepuesto el bienestar de los que me rodean al mío, y así he ido dejando de lado muchas de las cosas que siempre había querido hacer. Por eso uno de mis propósitos de año nuevo es aprender a ser asertiva, es decir, aprender a decir que no sin sentirme egoísta por ello, es tarea difícil, porque tengo un sentido de la responsabilidad tremendo, que sin duda me dará más que un quebradero de cabeza. Quizá os parezca una tontería, pero a menudo cuando le digo que no a alguien, siento una vocecita en mi cabeza que me dice que he hecho mal, me siento tan culpable que al final acabo por ceder, y eso es una de  las cosas que tengo que trabajar, así que tengo que seguir las instrucciones de Fátima al pie de letra.

Como bien nos dice es importante tomarse tiempo para uno mismo, está bien eso de ser generoso con los demás, pero no a costa de nuestro propio bienestar, ni de nuestro tiempo. Después de todo, ¿cuántas veces nos habrán devuelto el favor?, supongo que pocas, en general al ser humano le cuesta muy poco olvidar ciertas cosas, ¿no es así?

Debemos tomar las riendas de nuestra vida, porque nos pertenece solo a nosotros, así que nadie tiene derecho a decirnos como debemos actuar o no, y nuestro tiempo es parte de ella, así que no dejemos que nadie nos lo robe por la cara.

El día que decidí matricularme en la UNED empecé a hacer las cosas a mi manera, ese día decidí que yo era dueña de mi vida y que iba a luchar a brazo partido para lograr mi objetivo costase lo que costase. Afortunadamente desoí las voces en contra, lo que me está permitiendo dar lo mejor de mi en una carrera que me gusta mucho, descubrir los sonetos de Wyatt, o The Spanish Tragedy de Thomas Kyd, están dando un nuevo sentido a mi vida. Pero, además me está devolviendo la autoestima perdida y me está ayudando a ver lo bueno que hay en mi, algo que hasta hace poco no sabía. Mi entrega y dedicación a esta carrera es tal, que si alguien me pide que abandone el estudio para hacerle un favor la respuesta es un no rotundo.
Estoy tomando mis propias decisiones, arriesgándome y enfrentándome a mis miedos, que a menudo me hacen plantearme si serviré para esto, o si sobreviviré a los exámenes. La respuesta está clara, por supuesto que sobreviviré, estoy empleando mucho tiempo y esfuerzo para salir airosa de ellos, así que algo bueno conseguiré, tendré que seguir trabajando sin rendirme pero más tarde o más temprano dará sus frutos. Estoy abriéndome un nuevo camino, pero también estoy asumiendo las consecuencias de mis posibles errores, pero al menos esta vez no sentiré que estoy perdiendo mi vida, me levantaré de nuevo como lo he hecho tantas veces y volveré a empezar. Aunque estoy segura de que todo va a ir bien a partir de ahora, ¡nadie se muere por hacer una carrera!, el mundo está lleno de titulados que sin bien lo pasaron mal durante unos años, al final lograron su objetivo, ¿por qué habría de ser yo menos que ellos?

Emular a las hermanas Bronte es otro de mis propósitos,
así que debo estudiar mucho para ser tan buena como ellas

Así que desoír a unas cuantas personas y aprender a decir que no es mi propósito para este año, y creo que voy por buen camino, ¿y vosotros?

Os invito a visitar el blog de Fátima, seguro que os gusta tanto como a mì

Hoy como pieza musical me gustaría compartir con vosotros Song to the moon, the la ópera Rusalka de Bvorak, interpretada por la gran Anna Netrebko, una maravilla de pieza que refleja muy bien como me siento en estos momentos, después de todo, ¿quien no le ha pedido a la luna que le conceda un deseo?
Que tengáis un gran fin de semana



No hay comentarios:

Publicar un comentario