domingo, 12 de agosto de 2012

El perro del aparcamiento


El año pasado el día de San Pedro, que es festivo en Gijón, fui con parte de mi familia a hacer la Senda del Oso, que discurre entre los concejos de Proaza y Teverga. Nosotros decidimos hacer la senda desde Santo Adriano, como la senda es muy larga finalmente optamos por hacer sólo la mitad y regresar al punto de partida, nuestra sorpresa fue mayúscula cuando al volver nos encontramos una “sorpresa”: Un perrín abandonado.

El pobre animal iba detrás de nosotros con ojos llenos de tristeza  parecía implorar que nos lo lleváramos de allí, realmente lo estaba pasando mal, buscaba un mimo, un gesto, lo que fuera, pero estaba claro que no quería quedarse allí. Además estaba muy delgado, y una de las personas que estaba conmigo, de nacionalidad inglesa, dijo eso de “Poor thing is starving”, traducción: “pobrecito, está muerto de hambre”, así que supongo que además de un poco de cariño el animalito también buscaba algo que llevarse a la boca. Nos siguió con esos ojillos tristes hasta el coche, y yo no podía evitar pensar en el desalmado que lo había abandonado en el aparcamiento, ¡cómo se puede ser tan cruel!, realmente hay que ser de piedra para cometer un acto así.
El pobre animal se colocó detrás del coche como si quisiera evitar que lo dejáramos allí, así que como no nos lo podíamos llevar llamé al 112 para pedir que lo fuesen a buscar. Me atendió un chico muy amable de la Guardia Civil de la zona, quien me dijo que no me preocupase, que enseguida mandaba a una patrulla a recogerlo, las personas que me acompañaban tenían prisa, así que nos fuimos antes de que vinieran a recogerlo.

Desde ese día tengo grabada en la memoria la mirada del pobre perro, implorante, buscando algo de cariño, un contacto con el ser humano, una caricia, algo, un ruego para que nos lo lleváramos y acabar así con su pesadilla. Me pregunto todos los días qué habrá sido de él, espero que esté feliz en un hogar, con alguien bueno que le de una buena vida lejos del aparcamiento en que lo encontramos.

Si es usted la persona que abandonó a este animal sepa que no tiene corazón, es un canalla y un miserable que merecería sufrir lo que el perro ha sufrido por su culpa, no merece piedad porque usted no la tuvo el día en que le abandonó. Su perro seguramente le dio todo su cariño y usted se lo pagó dejándolo en el medio de la nada, seguramente él se quedó allí esperando a que volviese a recogerle, pero usted nunca lo hizo porque es un ser egoísta que no merece nada. Lo vuelvo a decir una vez más, los animales son seres vivos que ríen y sufren igual que nosotros, cuando los abandonan les condenan a una vida de soledad y sufrimiento, es un acto realmente despreciable.

Si usted también encuentra un día un animal abandonado y no puede hacerse cargo de él le ruego que se ponga en contacto con alguna protectora de animales, aquí tiene varias a las que puede dirigirse y que estarán encantadas de atenderle. Si usted está pensando en comprarse un perro le invito a que se pase por alguna de ellas, allí encontrará un montón de animales esperando por una persona buena y cariñosa que les dé un hogar, seguro que no se arrepiente.

Si alguien lee este blog y le suena la historia, si se ha hecho cargo del perrín me gustaría que me lo hiciese saber, me hará muy feliz saber que el animalito está bien y feliz.


Un perro es un ser vivo que te da todo su cariño, a cambio sólo debes cuidar de él, nunca le abandones porque morirá de pena

2 comentarios:

  1. Que gente tan cruel. Mira que me gusta la senda del oso, la hago mucho en bici, pero me horroriza pensar que alguien puede dejar un animalín y no mirar atrás. Ojalá sepas algo de él. Yo el otro día me llevé a casa una planta que había junto a un contenedor porque me pareció cruel dejar a un ser vivo morir, así que imagínate un perro. Y mis gatos son todos recogidos, unos de ellos estaban en un saco en un río,¿qué corazón tiene esa gente? Tenían unos diez días. Un besín y me encanta tu blog, lo voy leyendo cuando puedo porque hay mucho que leer y me falta tiempo, pero es muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, hay mucho desalmado suelto por ahí,al igual que tú yo también pienso que es cruel dejar a un ser vivo a su suerte. Por desgracia no me dejaron quedarme con el perro, así que siempre me quedará esa pena, me han dicho amigos que seguramente lo recogió la guardia civil, porque cuando los llamas siempre acuden y recogen al animalín, pero la pena está ahí. No he conseguido que nadie me diga nada, así que intento pensar que está bien, eso espero.
    Muchos besos

    ResponderEliminar