martes, 7 de agosto de 2012

Arbeyu


Arbeyu es un perrín muy simpático y cariñoso que vive en Gijón, suele salir a pasear todas las mañanas con su dueña por el parque. Arbeyu fue rescatado hace unos años de una perrera, y no ha debido tener buenas experiencias con el ser humano, ya que como nos contaba su dueña tiene mucho miedo a los “paisanos”, ya sabéis que en Asturias llamamos así a ciertos señores mayores, no digo más…

El caso es que esta mañana el animalito salió a pasear con su dueña como todos los días, en su camino se cruzó un grupo de “paisanos” haciendo footing, o jogging como lo llaman ahora. Hasta ahí todo normal, el perrín iba a lo suyo sin meterse con ellos, pero he aquí que uno de ellos sin venir a cuento le soltó una patada, así sin más, ¡será posible!, si el pobre animal le estorbaba el paso con esquivarle habría bastado, ¿no os parece?. El pobre perrito al sentirse agredido se dio la vuelta y gruñó a su agresor, normal, si la patada me la hubiesen pegado a mí le habría dicho de todo menos bonito, incluso habría quien le devolvería la patada, pero en cierto sitio que duele más…..

Ángeles su dueña se limitó a increparle por su deplorable acción llamándole canalla, estará contento el señor, se creerá muy valiente, y esas cosas que se nos pasan por la cabeza en esos momentos, tal es la impotencia que sentimos. Este hombre, que ya pasaba de mal educado respondió con un “si llegas a ser más tonta no naces”, ¿se puede ser más impertinente?.

Como os podréis imaginar la pobre chica que adora a su perro está que rabia, encima el animalito nada más llegar a su casa se escondió, algo que a su dueña evidentemente le duele mucho. No entiende este tipo de actuaciones tan miserables con un ser casi indefenso, y mucho menos esa actitud chulesca y grosera de quien se cree con derecho a todo.

Pues bien, me vais a permitir que le conteste yo por ella, mire señor, el tonto es usted, además de faltón, grosero, impertinente y falto de educación y respeto, un cobarde que se crece con los más débiles, pero que seguramente se achanta con los que le superan en tamaño. Seguro que no se atrevería a pegarle una patada al perro de mi vecino, que mide casi dos metros, mi vecino no el perro, seguro que a él no se atreve a insultarle, ni le miraría a la cara por si acaso.

Los animales son seres vivos, igual que nosotros, también lloran y ríen cuando están tristes, y sufren cuando otro ser vivo sin venir a cuento les ataca. Nos acompañan en los buenos y los malos momentos, y jamás nos abandonan, son mucho más fieles, y en muchos casos mejores que algunos seres humanos que dicen ser civilizados. Es por eso que no entiendo este tipo de actitud tan deplorable y que en mi opinión debería ser delito, algo así no debería quedar sin castigo.

No te preocupes Arbeyu, no todos los seres humanos son como este individuo, afortunadamente hay muchas personas que aman a los animales y los tratan y los cuidan como a uno más de la familia. Ahora tienes una persona a tu lado que te quiere y te cuida, así que la próxima vez que salgas al parque hazlo tranquilo y feliz, meneando el rabito con alegría porque tu dueña siempre va a estar ahí para defenderte de personajes como el de esta mañana.


Si os gustan los animales os invito a que paséis por el blog de una amiga, allí vuestros amiguitos tienen un protagonismo especial se llama  Lovely Pets no os lo perdáis


También me gustaría dejaros la página web de la Fundación Affinity, quienes hacen una gran labor rescatando animales y dándoles una segunda oportunidad




Ellos nos ofrecen su cariño desinteresado, nosotros a cambio debemos velar por ellos



No hay comentarios:

Publicar un comentario