lunes, 27 de agosto de 2012

A Lorca, a quien la poesía todavía llora


Romance de la luna


La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.
En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.
Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
Collares y anillos blancos.


Federico García Lorca


Se acaban de cumplir 75 años de la muerte de Lorca, uno de los más destacados poetas de la generación del 27, es por eso que he decidido empezar este post con un fragmento de una de sus poesías más emblemáticas.


Lorca fue un hombre extraordinario, amante de todas las artes en general, que estaba dotado de una sensibilidad exquisita y extraordinaria, algo que se refleja en todas sus obras, que siguen vivas y de plena actualidad muchos años después de su muerte.

Debo confesar que se trata de uno de mis autores favoritos, que me he emocionado leyendo su Romancero Gitano, y que a menudo me sorprendo canturreando algunos de sus versos.Me suelo preguntar qué habría ocurrido si aquel aciago día de agosto no le hubiesen matado, después de todo ¿qué mal había hecho?, ninguno, su muerte fue tan injusta como absurda, un crimen sin justificación alguna que jamás debió suceder, producto de la intolerancia y la sinrazón.Matar a Lorca fue como matar la palabra, ahogándola en un mar de llanto y desolación que todavía no ha cesado, con él quisieron matar la cultura y la poesía que tanta belleza han aportado al mundo.

Sin embargo no lo lograron porque  Federico García Lorca está más vivo que  nunca, porque su obra aún está viva, en las escuelas, en las bibliotecas, y en la chabola de unas mujeres gitanas que se entregaron como nadie en La Casa de Bernarda Alba, ofreciéndonos al Lorca más auténtico. Cada vez que alguien lee uno de sus versos revive al poeta, ese que perdió la vida por ser diferente, por mezclarse con los humildes y reflejar la realidad a veces trágica y desgarradora que le rodeaba. Su obra ya es inmortal y perdurará para siempre en las bibliotecas, en las escuelas, en los teatros…, ha traspasado nuestras fronteras para gloria de su autor, uno de los grandes, uno de los nuestros.

No, definitivamente no mataron a Lorca, sigue vivo y seguirá estando vivo por mucho que intenten matarlo.

Y como no podía ser de otra manera os dejo con el poeta y su obra, espero que lo disfrutéis

No hay comentarios:

Publicar un comentario