domingo, 16 de junio de 2013

Crónica de una cena anunciada



Ayer por fin después de muchos días de estrés provocado por los inacabables exámenes, las chicas del Centro Asociado de Gijón, fuimos de cena para celebrar que hemos superado nuestro primer año en el Grado y no hemos muerto en el intento. Por motivos varios, al final solo pudimos asistir tres, a saber: Virginia, Aida Suárez, y yo Noelia Entrerríos.

Lo pasamos genial, hablamos un poco de todo, pero claro, como no podía ser de otra manera, enseguida empezamos a hablar de libros, todas nos derretimos con la literatura inglesa del SXIX, así que esperamos como agua de mayo Literatura Inglesa II, con esos maravillosos títulos: “Jane Eyre”, “Pride and Prejudice”, “Great Expectations” y otras maravillas varias que nos esperan. El caso es que al final, no sé cómo, acabamos hablando de series de televisión que no deberíamos perdernos, en esto Virginia es la experta. Luego sí se trata de música, ahí estoy yo, tenéis que ver la ópera Iolanta, esa maravillosa historia de una joven que no sabe que vive en la oscuridad, porque no sabe que existe la luz, es ciega, pero ella no lo sabe. Y Aida nos contó como eran sus viajes alrededor del mundo, cuando trabajaba en una gran empresa, y por supuesto también habló de esos libros que han marcado su vida, por algo somos estudiantes de filología inglesa, porque nos encantan los libros. Entonces de repente, yo dejo caer que todavía no he leído  “Cien años de soledad”, y estalla la tormenta: ¿Cómo?, ¡pero eso no es posible!, ya lo estás leyendo, si no lees “Cien años de soledad” es que como si no hubieras leído nada, es un clásico de la literatura en español, luego están El amor en los tiempos del cólera, y varias  obras imprescindibles, pero esa la tienes que leer ya.

Así que he prometido que esta misma tarde, aprovechando que hace buen tiempo, iré a leer al parque Cien Años de Soledad, para no seguir en la oscuridad más absoluta.

Gracias chicas por esta velada tan maravillosa, a las demás compis os esperamos para la próxima.
 PD. Como os dije ayer yo no tengo negro, palabrita de niño Jesús, que todo esto lo he escrito yo solita, besos a todas. Y para ir poniéndoos en situación, os dejo con el arioso de Iolanta del que tanto os hablé ayer, espero que os guste.Y esta es la maravillosa Anna Netrebko, que vende su voz, no otras cosas, porque ella lo vale, no como esas otras, que a nosotras no nos aportan nada.



1 comentario:

  1. Me aegra que disfrutaras de la cena. Menudos títulos, no tienen desperdicio aunque sabrás que mi favorito es Orgullo y Prejuicio, lo leo cada año y ahora mismo estoy en ello. Me encanta tu entrada anterior, realmente hay personas que casi nadie conoce que tuvieron unas vidas muy interesantes, por eso a mí me gusta conocer las vidas, excavar más allá de la superficie porque normalmente hay cosas muy interesantes que descubrir.Un esito.

    ResponderEliminar