domingo, 9 de junio de 2013

Esperando a que salga el sol de nuevo

Ahora por que por fin acabo los exámenes resulta que se pone a llover de nuevo, parece que la lluvia se quiere quedar para siempre en nuestras vidas y no nos da una tregua, ¡con las ganas que tenemos de sol en Asturias! Pero como nada podemos hacer lo mejor es tomarse las cosas con calma y esperar a que pase el chaparrón, nunca mejor dicho.

Podría hablaros de muchas cosas, que voy llevando mejor la pérdida, que he salido bastante contenta de los exámenes, ahora a ver que dice el Equipo Docente, que tengo muchas ganas de tomarme unos días de vacaciones, ¡hay tanto que me gustaría contar!

Pero, resulta que hace un par de días, mientras repasaba para mi último examen, reparé en un blog de un maestro que contaba una historia que me llegó al alma, posiblemente porque es una historia tan común en estos convulsos días que no pude evitar sentir una profunda amargura.
Se trata de la historia de un alumno, pero no un alumno más, sino alguien especialmente brillante, que no faltaba nunca clase y se esforzaba siempre por sacar la mejor nota, que pertenecía a dos asociaciones de divulgación científica...  Siempre que podía llevaba la cámara de fotos al laboratorio de prácticas, para enseñarle a sus padre, hermanos y amigos lo que hacía en la universidad. Un alumno brillante sin duda, quizá un futuro genio, alguien destinado a descubrir grandes cosas en el nombre de la ciencia, y a hacer de este ingrato mundo un sitio mejor. Pero, he aquí que las cosas no siempre salen según lo previsto, y a veces los mejores, los que de verdad tienen algo que aportar se quedan en el camino, así es este injusto mundo que hemos construido, o mejor dicho, así de injusta es la vida que nos quieren imponer. Pues este muchacho al quedarse a las puertas de la matrícula de honor el año pasado, lo que le habría servido para tener una asignatura gratis, no ha podido costearse la matrícula y sus sueños han quedado aparcados, al menos hasta que vengan tiempos mejores, que esperemos que vengan pronto. Han acabado con sus sueños de la peor de la maneras, pero al mismo tiempo creo que nos están privando a todos del talento de alguien que estaba destinado a mejorar nuestras vidas, pues eso es lo que trata de hacer la ciencia, mejorar nuestras vidas.

A mí también me denegaron la beca hace unos meses, pero no me rendí, afortunadamente todavía me puedo costear el precio de la matrícula, por lo que no podrán acabar con mis sueños tan fácilmente, pero por desgracia hay muchos jóvenes que no tienen esa suerte y se ven forzados a abandonar sus sueños. No es justo, la educación debería estar al alcance de todos, especialmente al alcance de muchachos tan valiosos como este, debería ponerse todos los medios posibles para que gente con tanto talento no se quede fuera del sistema, y sin embargo lo único que hacen es ponernos trabas.
 Todo se derrumba y parece que a nadie le importa, quienes deberían hacer algo se limitan a poner parches y con eso creen que se arregla todo, pero no es así, a la gente de a pie cada día se le hace más cuesta arriba esta situación. Nos dice que pronto veremos los frutos de tanto recorte, pero no es verdad, no se ve ni por asomo que esta situación esté mejorando, de momento para lo único que está sirviendo es para que se acreciente más la brecha entre ricos y pobres.

A veces tengo la sensación de que nos quieren embrutecer, para que no nos demos cuenta de lo que están haciendo con nosotros, por eso nos suben el IVA al 21% en cultura y las tasas de las matrículas cada día están más caras. Pero conmigo no lo van a lograr, yo no pienso dejar mis sueños aparcados otros dieciocho años, y desde luego voy a pelear con uñas y dientes por lo que creo que me pertenece, nadie me va a amargar este precioso momento que estoy viviendo, y me gustaría que fuera así para todo el mundo.


Mi último examen ha sido el de Mundos Anglófonos, que me ha hecho descubrir el New Deal de Roosevelt, destinado a paliar el sufrimiento causado por la Gran Depresión en los años treinta en Estados Unidos. Roosevelt rescató a la gente, a los que no tenían nada y hacían cola en los comedores sociales, no a los bancos, a los que acusó de ser los culpables de tan grave situación, pero aquí no tenemos ningún Roosevelt, y no solo los culpables siguen tan campantes, sino que somos las personas quienes tenemos que pagar su desmanes. ¿Cómo vamos a confiar en quienes nos están arrebatando todo?, se ha dicho por activa y por pasiva que esto es culpa de todos, que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y que hemos gastado más de lo que teníamos. Señores, eso no es verdad, yo no he vivido por encima de mis posibilidades, ni mis padres, ni los padres de este chico, este país está lleno de gente honrada y trabajadora que quiere sacar a su familia adelante, que han pasado los mejores años de sus vidas trabajando para que a los suyos no les faltara de nada, y por culpa de unos irresponsables, que además son unos ineptos se quedan sin nada, ¡ya está bien! Hagan algo de una vez, y que no sigamos pagando el pato los de siempre, que ya estamos hartos de escuchar la misma canción.


Os invito a que leáis la historia de este chico, seguro que no podéis dejar de conmoveros igual que yo, el título de la entrada no puede ser más explícito y cierto. Y como no me gusta terminar así, me gustaría regalaros alguna pieza de música de esas que me gustan a mí, El Verano de Vivaldi, a ver si por fin se atreve a asomar, que ya tenemos ganas de que salga el sol de nuevo, en todos los sentidos.


3 comentarios:

  1. Leer historias como esta hacen que sienta vergüenza ajena, y especialmente porque si hurgamos un poco veremos que hay miles de ayudas y subvencines fantasmas que van destinadas a asociaciones que no las necesitan, todo queda siempre en las mismas manos. Mi hija tambié se quedó sin su beca porque el año pasado estuvo ingresada y repitió curso con asignaturas sueltasporque antepusimos su salud, pero no me rindo, ellos estudiarán aunuqe me agote por el camino. Es vergonzoso que la PAU cueste 15 euros si no haces específicas y casi 200 con ellas, ya que hay que pagar por adelantado el título de bachiller que cuesta 0 euros más los 90 de la PAU y veintitantos por asignatura epcífica. Nos despluman antes de que empiecen siquiera la carrera. Pero no nos rendremos, hay que seguir luchando y siempre que puedo intento consumir en negocios locales y ayudar a la economía, no podrán con nosotros.Un besín y t sigo lyendo.

    ResponderEliminar
  2. Donde puse 15 euros quise decir 150, y dnde puse quería decir 60, es que las prisas me matan. Un besito guapa.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo Marigem, al final los que pagamos el pato somos los de siempre, y tengo otra historia que contar que además me toca muy de cerca porque afecta a una de mis hermanas. Este país va por muy mal camino porque a los que gobiernan les de igual lo que ocurra con las personas, no somos más que números, y eso me temo que es igual en todos los partidos, da igual que sean de uno u otro signo, lo primero son ellos y sus amigos a los que hay que colocar a toda costa, ¡qué vergüenza! No te preocupes que te entendemos ;-)
    Un beso

    ResponderEliminar