jueves, 13 de diciembre de 2012

Ya estamos otra vez con la edad


De nuevo en el grupo Parejas orientadoras para la búsqueda de empleo, ha surgido el tema de la discriminación por edad, y por supuesto todos hemos saltado enseguida a comentar algo. Pero esta vez mira por donde tenemos una actitud diferente, alguien no solo no se ha sentido discriminado por este motivo, sino que ha conseguido encontrar trabajo sin problemas pasados los 40.

Nuestro compañero Alfonso perdió su trabajo con cuarenta y algunos, no vamos a decir cuantos, y a pesar de todos los augurios y de los tiempos que corren, consiguió encontrar otro trabajo enseguida. Además hace poco tiempo que ha cambiado a otro trabajo aun mejor, él lo achaca a la suerte, yo creo que ha sido fruto de su esfuerzo y su tenacidad, ni más ni menos.

Seguramente Alfonso es un gran trabajador que se deja la piel en su puesto de trabajo, a lo largo de los años habrá dejado una gran huella entre sus compañeros y jefes, tiene una gran experiencia que aportar a cualquier empresa, y seguramente será el primero en llegar y el último en marcharse. Igual que todos nosotros, que  llevamos años y años en el mercado laboral, no sé vosotros, pero yo no puedo me marchar si no he terminado antes lo que estaba haciendo, y por supuesto no dejo para los demás lo que me toca hacer a mí. Y sin duda, eso es lo que habrán apreciado quienes le han contratado pasados ya los cuarenta, como tiene que ser.

Hace pocos meses, me decía una chica que ha trabajado muchos años asesorando empresas en Asturias, que la edad es un problema a la hora de buscar trabajo en este país. Ella me comentaba que cuando venía alguien solicitando currículums para un puesto de dependienta, les decían eso de “menor de 25”, y cuando alguien les preguntaba por qué, respondían “porque está estipulado así”. Pues bien, señores, no está estipulado en ningún sitio que las dependientas tengan que ser menores de 25, y seguramente las chicas menores de esa edad no tendrán la experiencia que le sobra a las de cuarenta y algo.

Tener 38 años, es lo que me hace más sensata y responsable, además ahora sé lo que quiero, por lo que posiblemente aportaré a un puesto de trabajo estabilidad y serenidad. Además volcaré todas mis energías en mi puesto de trabajo, por lo que pueden estar seguros que no dejaré nada para mañana. Cuando he trabajado en una empresa siempre me he sentido identificada con esta, sus problemas eran mis problemas, así que intentaba aportar soluciones, y no dejar a nadie colgado. Siempre me he caracterizado por tener un gran sentido de la responsabilidad, y desde luego, salir de marcha e ir a trabajar de resaca nunca ha entrado en mis planes (tengo que reconocer que no he tenido una resaca en mi vida, así que eso es fácil).

Además, un artículo compartido por nuestra amiga Emma, nos explica que este tipo de discriminación es algo que nuestras leyes penalizan, así que sepan ustedes que cuando anuncian un puesto de trabajo en el que ya de mano solicitan una persona menor de tantos años, se exponen a ser multados. Por si les quedan dudas les paso el enlace de dicho artículo, para que se vayan poniendo al día. Ofertas de empleo discriminatorias por razón de edad.

La edad no es más que un número en el carnét de identidad, pero por encima de todo somos personas, siempre me han dicho que no aparento mi edad, pero yo no la escondo, es más lo digo a los cuatro vientos, tengo 38 años, y bien orgullosa que estoy de tenerlos. He vivido mucho, algunas cosas han sido buenas y otras no tanto, pero todas esas cosas son las que me han convertido en la mujer que soy hoy, de la que estoy más que orgullosa. Por fin sé lo quiero y estoy dirigiendo mis pasos en ese sentido, algo que con 20 años no tenía nada claro, por lo que equivoqué mis pasos muchas veces, tropecé muchas veces, pero aunque me caí otras tantas siempre me volví a levantar, y lo haré todas las veces que haga falta.

Y para terminar me gustaría ofreceros otro vídeo musical, y como no me canso de decirlo en el mundo del Bel Canto, la voz está en su mejor momento a partir de los cuarenta años, antes ni siquiera está formada, por eso mujeres como Renée Fleming están en la cincuentena en su mejor momento. A ver quien le dice a esta gran mujer que ya es mayor, nadie, porque tiene una voz y una sensibilidad que no tiene una chica de 20.


3 comentarios:

  1. Hola Noelia
    Me alegra que te hayas interesado por la entrada en mi blog.
    El tema de la discriminación en el acceso al empleo es una materia que he llevo estudiando desde hace años. En general, me interesa todo lo relativo a los procesos de selección de personal, en especial los aspectos jurídicos, tan olvidados por los expertos en RRHH.
    Después del paréntesis de las fiestas volveré a la carga con temas similares.
    Un saludo cordial
    Antonio

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    He puesto un enlace a este post en mi blog OpiHenares, http://opihenares.com/lo-sabias/177-2/

    Un saludo,

    María Pontón
    www.OpiHenares.com

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos por vuestros comentarios y a María por compartir el enlace en su blog. El tema de la discriminación por edad es algo que llevo sufriendo durante años. No sé por qué en este país si eres mayor de treinta ya no cuentas, totalmente injusto. En Inglaterra también está prohibido discriminar por edad, no te pueden ni preguntar la edad en las entrevistas de trabajo, tienen otra mentalidad, lo que les importa es que sepas desempeñar bien tu trabajo. Así debería ser en todas partes.
    Un saludo a los dos

    Noelia

    ResponderEliminar