martes, 16 de abril de 2013

Día mundial contra la esclavitud infantil


Hoy dieciséis de abril se celebra el Día Internacional contra la esclavitud infantil, una práctica que desgraciadamente tiraniza y deja sin infancia a millones de niños en diversos países. Además esta fecha se celebra en recuerdo de Iqbal Masih, que fue asesinado tal día como hoy hace dieciocho años, con tan solo doce años de edad.
 
Apagaron su voz, pero su lucha sigue viva

Iqbal, fue vendido por su padre a la industria tapicera de Pakistán a la tierna edad de cuatro años, como os podréis imaginar su vida fue muy dura, sin infancia, sin tiempo para juegos, ni para estudiar en el colegio como todos los niños de su edad. En cambio debió afrontar largas jornadas de trabajo de más de doce horas, en las que además sufría diversas vejaciones como ser encadenado al telar, entre otras atrocidades. Con tan solo diez años consiguió escapar de la fábrica, y decidió dedicar su vida a erradicar la esclavitud infantil, y se convirtió en un destacado militante del Frente de Liberación del Trabajo Forzado, lo que le valió no pocos enemigos. Su lucha contra la esclavitud infantil le llevó a lugares tan diversos como Boston y Estocolmo, donde fue premiado por su actitud valiente y decidida. El gran deseo de Iqbal era convertirse en abogado para defender  a los millones de niños que cada día sufren en sus carnes lo que significa vivir en régimen de esclavitud. Desgraciadamente este deseo nunca llegó a hacerse realidad, ya que fue asesinado por la misma industria que años antes le había arrebatado su libertad, sin embargo su espíritu sigue vivo y la lucha contra la explotación infantil sigue viva.

Hoy diversas Organizaciones no gubernamentales luchan contra la erradicación de la esclavitud infantil, algo que  no es fácil, ya que a veces son los propios padres los que venden a sus hijos, además las mafias no se dejan vencer fácilmente, y los actos de vendetta son frecuentes, no obstante miles de fábricas que empleaban a niños en régimen de esclavitud han sido cerradas, pero la lucha continua.

Los niños deberían tener los mismos derechos en todos  los lugares del mundo, deberían poder ir a la escuela, jugar con otros niños de su edad, soñar con el día en que serán mayores, en definitiva tienen derecho a ser niños. Pero por desgracia eso no es así en todos los lugares del mundo, y en muchos países hay niños que encadenados al telar en el que pasan más de doce horas trabajando, solo sueñan con poder ver la luz del sol, injusto, ¿verdad? Hace unos cuantos años mi madre y yo mirábamos alfombras en un centro comercial, entonces de repente mi madre reparó en una etiqueta y corrió a mostrármela, decía así: “la empresa XXX certifica que esta alfombra no ha sido realizada por ningún niño en régimen de esclavitud", no compramos la alfombra ese día, pero lo hemos tenido siempre presente. No es solo la alfombra, también pueden ser las piezas de nuestro flamante smartphone, o de nuestro perfume favorito, debemos exigir a las empresas que se comprometan a erradicar para siempre esta práctica, que como ya he dicho arrebata la infancia a tantos niños en muchos lugares del mundo, ellos merecen una vida digna, ¿no es así?

Os dejo con un vídeo de solidaridad.net en el que nos recuerdan que no debemos permanecer ciegos a lo que nos rodea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada