miércoles, 24 de abril de 2013

Vivirás para siempre


Dentro de unos días cumpliré treinta y  nueve años, un buen momento para hacer balance de mi vida, y darme cuenta de todas las cosas buenas que me han sucedido a lo largo de estos años. No me puedo quejar, la verdad es que he tenido buenos y malos momentos, como todo el mundo, pero siempre he tenido gente a mi lado ayudándome a capear el temporal, una de esas personas fue  mi abuela, que en estos últimos años, tuvo una relación muy cercana conmigo.

Durante los últimos años de su vida se convirtió en la persona que más se  preocupó por mí, siempre rebuscando en su monedero a ver si tenía algo para darle a esa nieta que estaba en paro, por la que tanto se preocupaba. Otras veces rebuscaba en sus cajones en busca de un pañuelo, o cualquier otro presente para agasajar a esa nieta, de la que tanto se preocupaba. Así, la relación entre las dos se estrechó más que nunca, yo me sentía feliz y afortunada por tenerla en mi vida, y esperaba darle todavía muchas alegrías. La trataba como a una reina, después de todo era la única abuela que me quedaba, y se merecía eso y más.
Por desgracia la vida no es eterna, y la semana pasada mi abuela partió a reunirse con mi abuelo, con sus hermanos ya fallecidos, con mi bisabuela Consuelo, y tantos otros seres queridos que hace tiempo  nos dejaron.  Me quedan los buenos recuerdos, que no son pocos, y todo el cariño que ella me regaló sin esperar nada a cambio. El futuro sin ella se presenta muy vacío, pero sé que la vida sigue su curso, y que en un tiempo el dolor por la pérdida se irá mitigando. Ahora toca seguir adelante con esos estudios, en los que tanto empeño estoy poniendo, para que el día que salgan las notas alguien se sienta orgullosa de mí, quizá me sonría desde alguna nube en el cielo azul.
Alguien me preguntó una frase para poner en uno de los muchos ramos de flores que recibió, y yo pensando en Shakespeare, y en el maravilloso soneto 18 di con una que me gustó mucho: vivirás para siempre. Hoy le quiero dedicar una hermosa pieza musical, el Pie Jesu del Réquiem de Fauré, interpretada por la gran Victoria de los Ángeles, que también nos dejó hace unos años, espero que ella lo oiga desde el cielo.


4 comentarios:

  1. Hola Noelia, lamento mucho la pérdida, yo también tenía una relación muy cercana con mi abuela y la perdí hace un poco más de un año. Me encanta las palabras que le dedicas y, es cierto, vivirán para siempre en nuestros recuerdos y nuestros corazones.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Laura, es un momento muy triste y dolorosa, pero espero que el tiempo lo mitigue un poco, y entonces esos recuerdos serán lo más bonito que tenga de ella. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Noelia lo siento mucho. Es muy duro perder a los seres queridos.
    Como bien dices estará muy orgullosa de ti desde el cielo.
    Un fuerte abrazo
    Emma

    ResponderEliminar
  4. Gracias Emma, el tiempo mitigará el dolor, y cuando eso suceda escribiré la historia de mi abuela con todos los buenos recuerdos que me ha dejado. Un abrazo

    Noelia

    ResponderEliminar