lunes, 1 de abril de 2013

A mi tía Josefa


Hoy tan solo quiero dedicar unas palabras a una persona que se acaba de ir, una de las hermanas de mi abuelo, a la que mi madre quería mucho, y sé que la va a echar mucho de menos.

Eras una mujer bellísima, sin duda Rita Hayworth a tu lado habría palidecido de envidia, la vida te dio a voces golpes duros, sin embargo fuiste capaz de sobreponerte y seguir adelante, que la vida es muy hermosa y hay que seguir viviéndola. Salías a pasear todos los días por el muro de la playa de La Palmera, y allí te vi muchas veces acompañada de tu marido Pepe, o de tu cuñada Fernanda.

Recuerdo que un día de agosto, en el puerto había una colección de fotos del Candás antiguo, con imágenes de las fábricas de pescado que tanta vida dieron al pueblo, por supuesto en una de ellas estaba tú, más guapa que ninguna. Mi madre y yo nos quedamos viendo aquellas imágenes, pedazo del pasado de nuestro pueblo, pero también de nuestra memoria, y al menos yo, no podía dejar de sentir orgullo y admiración por esa mujer tan guapa que me miraba desde aquella fotografía. Recuerdo que me maravillaba pensar que alguien tan guapo formase parte de mi familia, y además tan fuerte, espero tener algo de ti, de esa fortaleza que te permitió sobrellevar los golpes más duros que da la vida y seguir adelante con la cabeza muy alta.
Los últimos años fueron duros, pero yo siempre te recordaré tan guapa y tan llena de vida, no importa los años que pasen, para mi siempre serás la mujer de la fotografía que se parecía a Rita Hayworth. Ayer te fuiste para reunirte con mi abuelo, con tu hermano Joaco, y con tu madre, mi güelina Agustina. Pero yo siempre te recordaré paseando por el muro de la playa de La Palmera, y quizá cuando mire al horizonte te veré por allí, de la mano de Pepe, o de la mano de mi abuelo. Alzaré la vista al cielo y sabré que quizá  allí alguien me observe, desde una nube, o desde una estrella, donde no dejarás de sonreír y seguirás asombrando a alguien con esa belleza de estrella de cine.

No me gusta hablar de despedidas, aunque eso sean, pero hoy toca música de Réquiem, el de Mozart, que es el más hermoso, en concreto la Lacrimosa, que espero llegue  muy alto para que la escuche Josefa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario