lunes, 28 de julio de 2014

Por el fin de la masacre en Gaza

Estos días me sentía enfadada con el mundo, las imágenes atroces que veo todos los días en canales de televisión como Aljazeera o BBC me indignaban y horrorizaban a partes iguales. Me pregunto qué es lo que puede llevar a un pueblo que en su día sufrió el terrible holocausto a ensañarse de esta manera con otra nación. El gobierno de Israel bombardea hospitales y escuelas de la ONU con total impunidad mientras la  Comunidad Internacional una vez más mira para otro lado y desoye los mandatos de las Naciones Unidas. He visto tantas imágenes de niños llorando mientras son llevados en brazos a los hospitales, es tanto el horror que me pregunto cuánto más va a tener que soportar el pueblo palestino.
Como ya os he dicho las imágenes me indignan y horrorizan a partes iguales, pero lo que tampoco se debe hacer es caer en el antisemitismo. Yo creo que en Israel hay muchos ciudadanos a los que la masacre del pueblo Palestino seguramente les horroriza tanto como a nosotros. Es más en las noticias han salido multitud de personas que se han  manifestado en Israel para oponerse a la masacre que su gobierno está realizando en la franja de Gaza.
En mi época londinense trabajé y entablé amistad con muchas personas de diversas nacionalidades, cada uno de nosotros teníamos creencias diferentes, pero nos respetábamos porque entre nosotros existía respeto y tolerancia. Así conocí muchos amigos musulmanes que trabajaban codo con codo y en armonía con personas de origen judío, lo que demuestra que la convivencia entre estos dos colectivos es posible. Londres es un crisol de culturas, donde personas de diferente procedencia conviven, y se respetan las creencias ajenas, me pregunto por qué eso no puede ser así en Oriente Próximo.
Entonces ayer de repente he visto una foto y un hashtag que me ha llamado la atención: “Jews and Arabs refuse to be enemies”, que significa "judíos y árabes se niegan a ser enemigos,  y todo ha cambiado. He visto una foto en la que un niño judío y un niño musulmán se daban la mano. También he visto a una pareja besándose, los dos son de procedencias distintas, pero el amor ha derribado las barreras que les podían haber separado. Me he dado cuenta entonces de que aún hay esperanza en el mundo. Esas fotos muestran a personas respetuosas y tolerantes unas con las otras por encima de sus respectivas religiones. Son amigos sin importarles un pimiento el credo que cada uno haya abrazado, porque por encima de todo son personas y entienden que el respeto y la tolerancia están por encima de todo lo demás. Nos demuestran que la amistad y el cariño entre seres humanos no entienden de religiones ni de ideales políticos, ni tienen barreras geográficas. Hoy esas fotos circulan por las redes sociales y se han convertido en un grito por la paz, por eso yo las quiero compartir con todos vosotros para unirme así a ese grito. Las he encontrado en un blog del que os quiero dejar un enlace http://mashable.com/2014/07/23/jews-and-arabs-refuse-to-be-enemies/






Yo creo que la paz entre judíos y palestinos sí es posible, pero yo sigo pensando que hay muchas personas a las que les gustaría vivir en paz y armonía. Todos soñamos como un mundo mejor y más justo, en el que las personas dejarán de enfrentarse por sus creencias, ya sean políticas o religiosas. Todos anhelamos en alcanzar un mañana mejor en el que los seres humanos por fin firmaremos para siempre la paz, un mañana en el que no existan fronteras, y las personas serán siempre bienvenidas en cualquier lugar. Todos los conflictos armados tienen solución, tan solo se necesita buena voluntad por parte de los gobiernos enfrentados para dar fin a una guerra. Por desgracia a menudo los políticos juegan con los destinos de seres inocentes que pierden sus vidas por algo en lo que ellos jamás han creído. 

Y para confirmar que la paz entre personas de diversos credos y nacionalidades es posible quiero compartir con todos vosotros este vídeo musical de la West-Eastern Divan Orchestra, que dirigida por Daniel Barenboim aglutina a jóvenes músicos de diferentes nacionalidades: judíos y árabes, y de vez en cuando hasta algún que otro español. Ellos una vez más demuestran que la paz y la armonía entre personas diferentes es posible, y se reúnen para cantar por la paz, esperemos que esta no tarde mucho en llegar.




































5 comentarios:

  1. Me se arrevuerven las tripas cuando te leo, naide teneria q ser racista. Todos son iguales aunque sean negros, gitanos incruso payos. Todos teneriamos que pone argo de nuestras partes pa no peliarse. Te doi la norabuena desde ya por tu discurso. Felicidades amiga,

    ResponderEliminar
  2. Hola Antón, muchas gracias por pasarte por mi blog y dejar tu comentario. Yo creo que los seres humanos somos todos iguales, que la tierra no nos pertenece u por eso no debería existir las fronteras, no entiendo tanto odio y espero que la masacre de Gaza y demás conflictos lleguen pronto a su fin. Un saludo.
    Noelia

    ResponderEliminar
  3. Queridísimo Antón, recién he descubierto esa maravilla del naturalismo calé que es tu blog y, casualidades de la vida, te encuentro ahora participando de este ágora que nos brinda la amiga Noelia.
    Que sabias tus palabras y que grandeza de espíritu la que muestras siempre.
    Por supuesto, ratificar los nobles ideales que ambos defendéis, anhelando siempre que algun día dejen de ser eso, ideales, para convertirse en una realidad palpable.
    Un fuerte abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
  4. Noelia, tienes un blog precioso,...Estoy leyendo aquí, con mi taza de té, y me sabe aún mejor.
    Es terrible el odio que se sigue profesando la humanidad...pero también es maravilloso ver como hay otras visiones de personas que creen en la religión pero no la llevan al punto de matar a otro ser humano. La convivencia siempre será posible, cuando las personas estemos dispuestas a "dejarnos vencer" del orgullo de pertenencia, o lo que creemos que es bueno se pierde, si para conseguirlo hay que matar o hacer daño a otros/as.
    Se supone que estamos en la era de derribar fronteras...pero parece que esto sigue siendo una utopía.
    ¡¡Un saludo muy grande!!

    ResponderEliminar
  5. Hola María, es un honor que te pases por mi blog y me dejes un par de comentarios, yo llevo un par de años siguiendo el tuyo. Creo que las dos tenemos muchas cosas en común,al igual que tú me encanta el té, y los libros son algo más que una pasión, también me emociono leyendo a Virginia Woolf y a Mary Wollstonecraft entre otros autores británicos maravillosos.
    Al igual que tú no entiendo el odio que se siguen profesando unos seres humanos a otros, pero de vez en cuando alguien hace un gesto que me hace recuperar la fe en el ser humano. Yo también creo que esta debería ser una época para derribar fronteras, en lugar de eso creamos otras nuevas. Espero que eso algún día cambie.
    Otro gran saludo para ti.
    Noelia

    ResponderEliminar