viernes, 20 de septiembre de 2013

Una habitación para nosotras solas

Estos días estoy leyendo A room of  one’s own the la gran Virginia Woolf, un libro en el que analiza el papel de la mujer en la ficción. Esto me ha hecho reflexionar mucho, ya que si bien hemos avanzado mucho, la realidad es que todavía nos queda mucho camino por recorrer.

La frase que da título al libro es muy explícita, una mujer si quiere escribir necesita una habitación para ella sola, yo a veces pienso que necesita una casa entera alejada del mundanal ruido. Es habitual cuando nos sentamos a escribir que alguien entre en esa idílica habitación por uno u otro motivo, además, a menudo se nos requiere que abandonemos nuestra tarea para ocuparnos de los asuntos del hogar. Así, es muy complicado sentarse delante de la pantalla del ordenador y dejar que las musas hagan su trabajo, pues estas al menor contratiempo suelen irse con la música a otra parte. Esto por desgracia es algo que lleva sucediendo desde que el mundo es mundo, y me temo que llevará mucho tiempo cambiar esa tendencia.
Otra pregunta que plantea la escritora, que sigue sin respuesta en nuestros días, es ¿dónde estaban las mujeres en la época de Shakespeare?; ¿acaso no había mujeres que escribían antes del S. XVIII? Pues bien, si las había posiblemente fueron silenciadas por la historia, obligadas a contraer matrimonio a muy temprana edad tal vez con algún adinerado pretendiente escogido por sus padres sin tener en cuenta su opinión. Por supuesto no pudieron ser admitidas en ninguna de las escuelas británicas de prestigio, y el latín y el griego no estaban entre las enseñanzas recibidas, en cambio,bordaron con primor el ajuar con el que un día dejaron su hogar para pasar a formar parte del patrimonio de otro señor, perpetuando así el patriarcado. Por eso como la propia Virginia comenta amargamente, tal vez Shakespeare pudo tener una hermana con su mismo talento, que posiblemente encontró todas las puertas cerradas, tal vez sufrió el desprecio de los grandes empresarios teatrales y posiblemente terminó sus días de manera miserable y su cuerpo tal vez repose enterrado bajo los cimientos de alguna carretera  en Elephant & Castle.
Cuando leemos nuestros libros de historia encontramos pocos nombres femeninos, los grandes héroes son casi siempre hombres, pues al fin y al cabo ellos escriben la historia, y son pocas las mujeres que ocupan un lugar destacado en los libros. Así grandes mujeres como Marie Curie son una clara excepción en nuestros anales de historia, y mucho me temo que aun nos queda mucho camino por recorrer.
Hoy en día todavía existen países en los que las mujeres no tienen ni voz ni voto, es más, sufren en silencio la discriminación más terrible, y sus derechos son vulnerados de manera sistemática. Desgraciadamente en países como la India las niñas son forzadas al matrimonio a muy temprana edad, y en otros países no reciben la educación que merecen, pues son excluidas de cualquier programa educativo simplemente por el mero hecho de hecho de ser mujer. Además, existen muchos otros países donde simplemente no pueden salir a la calle sin la compañía de un varón, y se les prohíbe vestir de manera provocativa, esto es, salir sin velo a la calle, pues parece ser que el rostro femenino debe ser cubierto o de lo contrario serán flageladas.



Tal vez esta niña algún día tenga la vida que merece


Esto  es lo que le ha ocurrido a Amira Osman en Sudán, quien está acusada de llevar indumentaria indecente simplemente por no cubrirse el cabello con un pañuelo. Desgraciadamente hay muchas mujeres como Amira, que han sufrido algún tipo de represalia por defender sus derechos en algunos países, algunas por desgracia han perdido la vida en una batalla que parece no tener final.
Hoy comparto con todos vosotros este caso para que firméis la petición a través de la web de Amnistía Internacional, así Amira estará un poco menos sola, y será el pequeño granito de arena que tal vez permita construir algún día una sociedad más justa.

En resumen si hay algo que estoy aprendiendo al leer a Virginia Woolf es que una mujer si quiere escribir necesita una habitación para ella sola, pero también una educación de calidad y así tendrá la vida que merece y a la que todas las mujeres tenemos derecho.

Y para terminar os dejo con una pieza de música de esas que a mí me gustan: Giovanna D'Arco de Giusepe Verdi interpretada por Anna Netrebko y Plácido Domingo. El libreto difiere un poco de la historia real de Juana de Arco, aquella adolescente que escuchó la voz de dios y fue  quemada en la hoguera acusada de brujería, algo que nos parece muy lejano en nuestros días, sin embargo, todavía hay mujeres a las que defender sus derechos les cuesta la vida. 



4 comentarios:

  1. Desde luego voy a firmar la petición, hay que empezar por algo. Yo soy madre de chico y chica, y me moriría de dolor si discrimiase a alguno de ellos por ser mujer u hombre, yo ni siquiera me doy cueta para mí so exactamente iguales en derechos y obligaciones. U besín y me ha gustado mucho esta entrada, me alegra que nombres a Marie Curie, me gusta mucho su vida. Tengo una biografía que leí muchas veces y que es muy especial porque es un premio que ganó mi madre de pequeña en un cocurso de redacción, mi madre siempre tuvo mucha inquietud cultural, y sigue teniendo, y nos lo ha transmitido. Un besín.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con lo que comentas. Nosotras estaremos en lucha permanente por la igualdad, espero que algún día podamos recordar estas noticias como algo lejano.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Gracias chicas por vuestros comentarios,siempre estáis ahí las dos. Es cierto que queda mucho camino por recorrer, desgraciadamente yo tengo la sensación de que estamos viviendo una involución en la defensa por nuestros derechos, no sé si será debido a falta de educación, las chicas ahora pasan más tiempo navegando en internet que leyendo las obras de grandes escritoras, o si tal vez será que se les ha dado todo hecho y no saben lo que ha costado adquirir los derechos y las libertades de las que ahora disfrutamos. Un beso para las dos muy grande ;-)
    Noelia

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar