miércoles, 25 de diciembre de 2013

Triste Navidad

Hoy es el día Navidad, en mi casa por lo menos ya ha pasado Papá Noel, que me ha adelantado un regalo muy práctico: un diccionario de francés, ya sabéis, para mis estudios universitarios. Hemos pasado una Nochebuena en compañía de los nuestros, y aunque hemos dormido un poco apretados, he de decir que ha sido una noche muy grata.
Por desgracia hay muchas personas que no tienen la misma suerte que tengo yo, y han debido pasar la noche en un albergue si han tenido, suerte, o en la calle en el peor de los casos. No me quiero olvidar en un día tan señalado de todas esas personas a las que la crisis ha dejado en la cuneta. Personas como tú y como yo, que un buen día tuvieron un buen puesto de trabajo. Se acostumbraron a vivir bien, algunos dicen que vivieron por encima de sus posibilidades, y tal vez sea así. Sin embargo, hay muchas otras personas que jamás lo hicieron, ya que eran personas humildes con trabajos poco remunerados, que se esforzaron de manera sobrehumana para poder pagar un piso, o un alquiler, en fin, un techo en el que poder vivir junto a sus familias. A esas personas la vida, o mejor dicho, los que han provocado esta crisis, les han estafado, dejándoles en la calle sin nada. Sus vidas quizá ya no vuelvan a ser las mismas, sin duda les costará mucho trabajo salir de esa situación de pobreza extrema a la que se han visto condenados sin tener ninguna culpa. Y por desgracia parece ser que a nadie le importa.

Han pasado cinco años y medio desde el inicio de la crisis, nos siguen diciendo que estamos mejorando, hay quien incluso habla de brotes verdes, que nosotros ciudadanos de a pie, no terminamos de ver. Por si fuera poco, quienes tienen la sartén por el mango en este país, lejos de buscar soluciones para todas estas personas, se dedican a imponernos sus creencias, mediante leyes que restringen nuestros derechos que tanto había costado conseguir.
Por desgracia tenemos unos políticos que viven de espaldas al pueblo, que no son capaces de escuchar el clamor de quienes les gritan que hagan algo de verdad. Estamos hartos de tanta palabra vacía, de tanto sobresueldo, y de tantos lujos que pagamos entre todos. Queremos un país con políticos que de verdad se preocupen por lo que piensan sus ciudadanos, que sientan que su labor es un servicio para los ciudadanos, que somos quienes les votamos, y no una manera de enriquecerse a costa nuestra. Necesitamos personas honestas, que escuchen a los ciudadanos, que sepan ponerse en su lugar, y que no traten de imponernos su criterio sin escuchar lo que tenemos que nosotros pensamos u opinamos.

El camino se hace angosto y tortuoso cuando no vemos salida
Sin embargo, yo creo que al final encontraremos el sendero


Hoy es un día entrañable, dentro de poco vendrá el resto de la familia para celebrarlo, pero en este país seguimos teniendo millones de familias que no podrán celebrar este día porque no tienen que llevarse a la boca. Esas personas merecen que se les devuelva ya todo lo que esta crisis les arrebató: su trabajo y su dignidad.
Me gustaría mandar un mensaje de ánimo para todas esas personas que están pasando por esa situación. Sé que no sirve de nada, que las palabras no llenan las bocas hambrientas de vuestros hijos. Algunos habéis vuelto a casa de vuestros padres, abuelos ahogados, que hacen lo que sea por ayudaros, pero eso no consuela, ¿verdad? Esta entrada es para vosotros, para que sepáis que no estáis solos, para que mi mensaje se convierta en clamor y por fin alguien os escuche y haga algo de verdad por todos vosotros. Espero que esta triste Navidad, sea la última que tengáis que pasar en esta difícil situación, y que la del año que viene sea mucho más alegre, no os rindáis, que no os detengan.

Os invito a todos a pasar por las iniciativas No quiero ser portada de los lunes al sol, y Parejas Orientadoras, donde harán todo lo posible por ayudaros, porque juntos podemos hacer mucho más que cada uno por nuestro lado.

Y para terminar me gustaría compartir con todos vosotros una pieza musical de esas que me gustan a mí, porque son alimento para el alma y calma para nuestra desesperación. En esta ocasión me gustaría dejaros en la compañía de Mahler y su Adagietto de la Quinta Sinfonía, un remanso de paz que a menudo calma mi ansiedad.


4 comentarios:

  1. Cuánta razón!!!!!! Hoy al levantarme lo he pensado, no pude evitar acordarme de tanta gente que sufre, y yo disfrutando de Papá Noel. Además, ahora al escuchar a Karajan he recordado que el primer regalo de Papá Noel que mi madre le hizo a mi marido fue un casette(imagínate el tiempo que hace) de Karajan. Un besín y felices fiestas, ojalá todo mejore de verdad de una vez.

    ResponderEliminar
  2. Una vez más Marigem gracias por pasarte por aquí.
    Es cierto que tenemos el mundo muy mal repartido, pero es que en este país esa diferencia entre ricos y pobres cada día se está acrecentando, pienso que no podemos seguir así, y que debemos luchar por lo que es nuestro, ¿verdad?
    Me alegro mucho de que te haya gustado la pieza musical, era muy grande Karajan, él sabía dirigir como nadie, hacia sublime piezas que ya eran prodigiosas, ¿verdad?
    Besitos
    Noelia

    ResponderEliminar
  3. Hola pasaba por aquí sin saber porque ni de dónde ni quién,he leído tu último post y cuánta razón tiene Noelia, hacia tiempo que no leía palabras así de claritas,feliz navidad de qué! mientras hay personas sobre todos niños que sufren y sufren y después.venga!!! feliz navidad y año 2014...compren y compren en navidad y encima en reyes jo! consumismo total y tambien sobre la crisis ou! la verdad pienso como tu es mas creo que fue un invento para atemorizar a las personas trabajadoras y demas regalando abusos impuestos ...
    bueno que no quiero cansarle pero me apetecía escribirle a alguien y aqui me encontré bien,personalmente aquí en casa con mis hermanas tranquilos en familia por tradición pero sencillos esa fueron mis navidades,un saludo y buenas noches. jose
    si le apetece un dia escribir o pasar por mi humilde principiante blog por mi seria un honor.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jose:

    Muchas gracias por pasar a dejar tu comentario. Me alegra saber que mis palabras tienen eco en alguien, ya que a menudo siento que no me escuchan, supongo que es algo que le pasa a todo el mundo. Hay mucha gente que piensa como tú, que la crisis es un invento para acabar con la clase media trabajadora, y de esta manera hacer de las personas esclavas de los poderosos, que por otro lado están casi consiguiendo su objetivo. Yo no sé si realmente esto es así, quiero pensar que la crisis es cierta, pero por otro lado, es cierto que estamos pagando el pato los de abajo, cuando han sido otros quienes han causado este desastre.Un saludo
    Noelia

    ResponderEliminar