lunes, 8 de septiembre de 2014

Recordando a Jim y Steven

Esta es una entrada que me cuesta mucho escribir, ya que no sé muy bien como explicar con palabras lo que siento. Las muertes de James Foley y Steven Sotloff han despertado en mí sentimientos de tristeza, ira y rabia al mismo tiempo.
Conocí la existencia de James Foley hace tres años cuando fue secuestrado en Libia junto a Manu Brabo,  Clare Gillis y el fotógrafo sudafricano Anton el Harmmel. Después de esta terrible experiencia, Jim, Manu y Clare salieron se reafirmaron en la creencia de hay que mostrar al mundo la verdad de lo que sucede en una guerra. Por desgracia, Anton el Harmmel murió y el mundo perdió a una persona valiente y honesta que dio su vida por lo que creía justo. Manu, Jim y Clare decidieron que la mejor manera de honrar la memoria de su amigo era seguir trabajando para mostrar al mundo el sufrimiento de los que padecen los conflictos bélicos. Así lo hicieron, y en 2012 Jim fue secuestrado de nuevo, esta vez por miembros del proclamado estado islámico.  No hace falta que os cuente como termina la historia. Yo quiero respetar el deseo de la familia y mostraros a un James valiente y generoso, lleno de amor por su familia, que se aferró a su fe y al amor por los suyos durante sus horas de oscuridad. Pocos días después Steven corrió la misma suerte que James, no me voy a detener en los detalles, ya que no quiero añadir más dramatismo.
Steven tenía un gran conocimiento del árabe y amaba el Islam
su muerte es una sinrazón que no tiene explicación foto de BBC

Han acabado con sus vidas, pero jamás podrán doblegar su espíritu, porque tanto Jim como Steven creían en la verdad y en la justicia, y por ellas dieron sus vidas.
Su familia quiere que le recordemos tal y como era
y yo quiero respetar su deseo, por eso comparto esta foto.


No podrán imponernos su mensaje de muerte, terror y destrucción porque somos mucho más fuertes que ellos, y si hay algo que nos diferencia de esta gente es el respeto por la vida humana y la compasión por aquellos que sufren. El estado islámico impone sus ideas de una manera bárbara, por lo que miles de personas no han tenido más opción que huir, convertirse o morir. Necesitamos gente valiente como Jim y Steven, que arriesgan sus vidas día tras día para desenmascarar a estos malvados y así poner fin a su reinado de terror. Por esta razón debemos seguir recordando a Jim, Steven, Anton y  a tantos otros periodistas que un día perdieron la vida informando sobre la crueldad de los conflictos armados.

Para terminar me gustaría compartir  una hermosa pieza dedicada a la memoria de estos dos valientes periodistas. Ya la he compartido con vosotros en alguna ocasión, se trata del Pie Jesu de la misa de Réquiem de Andrew Lloyd Webber interpretado por Anna Netrebko. No puedo pensar en nada más hermoso para honrar la memoria de dos personas que nos han iluminado a todos con su valentía y generosidad.


2 comentarios:

  1. Hola. ¡Qué triste que estás cosas pasen! El viernes fui al parque de Los Pericones como muchas otras veces y llevé a mis hijos al paredón del cementerio para que leyeran todo lo que hay que señala ese lugar donde tanta fuente fue fusilada y lo que me hizo pensar fue que mi hijo me dijo que en realidad las cosas no habían cambiado tanto porque hoy en día se permitía que decapitasen periodistas. Y al leer tu post he recordado la conversación y me parece horrible, el mundo no avanza. El año pasado en la Semana Negra vi una exposición de fotos de Manu Bravo y no pude evitar sobrecogerme.¡Hay personas que tienen unas vidas terriblemente trágicas! Y nadie hace nada paar cambiarlas. Un besín y a ver si esto mejora un poco.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marigem, tu hijo debe de ser una persona muy sensible, claro que con el ejemplo que tiene en casa no me extraña. Me imagino que en tu casa se leen periódicos y se leen toda clase de libros, lo que ayuda a abrir la mente y desde luego nos hace más sensibles al sufrimiento ajeno. Tienes razón hay personas que tienen unas vidas verdaderamente desgraciadas, el problema es que a veces no nos damos cuenta de ello y tampoco eso es algo que salga a menudo en las noticias. En fin, yo también espero que esto cambie algún día. Un beso
    Noe

    ResponderEliminar