sábado, 20 de junio de 2015

Gracias siempre

Por fin he terminado los exámenes finales, ¡no os podéis hacer una idea de las ganas que tenía! Este año se me ha hecho mucho más difícil que los otros dos; a la dificultad de las asignaturas, en mi opinión mucho más difíciles que en años anteriores, se ha unido una enfermedad inesperada de una persona muy importante en mi vida. Por fortuna creo que lo peor ha pasado y, aunque habrá que repetir algún que otro examen en septiembre, creo que el balance final es positivo.
No os voy a engañar, en algún momento se me ha pasado por la cabeza abandonar; abrumada por tanta carga me he llegado a plantear en alguna ocasión que tal vez este camino, que yo he elegido libremente, era demasiado duro para mí. Sin embargo, al final mejor o peor he seguido adelante y, creo que no he hecho un mal trabajo, al menos sé que he dado lo mejor de mí.
Pero hoy no quería hablar de mí y de mi experiencia como estudiante en la UNED, sino de esas personas que tanto nos ayudan en los centros asociados; en especial yo quería dedicar esta entrada a las personas que trabajan en el centro asociado de Asturias por tanta amabilidad con los alumnos tanto en secretaría como en el salón de exámenes.
Debo confesar que toda esta seguridad que derrocho en el blog se disuelve cuando me enfrento a la hoja de exámenes; muy a menudo y, muy a mi pesar, los nervios se apoderan de mí y ya me han jugado alguna que otra mala pasada. En esos momentos he sentido que no estaba sola, siempre hay alguien ahí, ya sea un tutor o algún otro trabajador del centro, que nos conforta y ayuda a salir del mal trago. Por desgracia no puedo recordar los nombres de todos, pero esta entrada me gustaría que sirviera para agradecer a todos ellos su trabajo, tan importante para nosotros los alumnos. Muchas gracias a Mario, Carlota, a todas las personas de secretaría, a las dos personas que cuidan de nuestra biblioteca, la librería, a todas las personas que tan bien cuidáis de nosotros en el salón de exámenes. Por supuesto también muchas gracias a nuestros tutores que a lo largo de estos años nos habéis ayudado tanto: Natalia, Ana Lahuerta, Carmen, Cortés, en fin, a todos los que siempre estáis ahí a nuestro lado. Pero esta entrada también es para dar gracias y mucho ánimo a los  amigos y compañeros que comparten este camino conmigo.
El camino es largo, tres años ya en mi caso, pero el final de la carrera ya se empieza a atisbar en el horizonte. Si hay algo que he aprendido en estos tres años es a valorar lo que estoy haciendo y por ende a mí misma. Estudiar una carrera universitaria no es un simple pasatiempo, como muchos pensaban al principio; es el camino para llegar a ser lo que siempre he querido, y no me pienso rendir porque la meta cada día está más cerca.
Si hay algo que me gusta del verano es ir a la playa, como Mafalda, acompañada de un buen libro
El fin de los exámenes viene siempre seguido de la llegada del verano que todos esperamos con ansia. Es el momento de disfrutar del sol, de la playa y de la compañía de nuestros familiares y amigos. Así que para dar la bienvenida a nuestra estación preferida del año nada mejor que hacerlo con los acordes del Verano del gran Vivaldi.






4 comentarios:

  1. Muy bonitas palabras Noelia. Estoy segura de que vas a obtener unos resultados fantásticos y más conociendo como eres. Mucho ánimo con el tema familiar y buen verano. Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola: felicidades por terminar los exámenes y pos no abandonar pese a las dificultades de salud de alguien muy cercano a ti. Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas vinculados con la vida. En este momento he creado un blog dedicado a los jóvenes y al uso que hacen de las nuevas tecnologías. Te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena, Noelia. Disfruta las vacaciones.
    Un saludo
    Antonio

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena, Noelia. Leo tu entrada ahora, ya 29 de julio.
    Tres años es ya una señal, prácticamente el camino hecho. Más cerca de la realidad del sueño.
    Yo no acabé nada de lo que empecé en la UNED, pero ratifico cuanto dices, pues mi experiencia fue muy buena, especialmente con los grandes tutores que tuve.
    Que mejore o se estabilice ese ser querido. Confiemos.
    Un abrazo¡¡

    ResponderEliminar