miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz 2015

Llega la última noche del año y todos estamos apresurándonos con nuestros propósitos. Seguramente muchos de vosotros estaréis lamentándoos por no haber cumplido algunos de los que hicisteis el año pasado, pero no os preocupéis que todavía estáis a tiempo J.
La verdad es que yo suelo ser “bastante pasota” en ese aspecto, por lo que nunca me propongo nada para el año venidero, siempre me digo “que sea lo que tenga que ser”.
Pero claro, luego me doy cuenta de que si me he impuesto alguna que otra tarea, como la de realizar mi carrera, y ahora que estoy ya en tercero, puedo decir que ese propósito va por muy buen camino.
Este 2014 ha sido un año irregular, como todos ha tenido sus cosas buenas y sus cosas malas, pero creo que no ha sido un mal año en general. Se nos puso un poco cuesta arriba por el verano con esa recaída inesperada de ese familiar del que os hablé. Por fortuna, eso está casi superado, por lo que volvemos a sonreír con muchas ganas. Si hay algo que he aprendido en este año es apreciar la vida que tengo, porque no voy a tener otra. A cuidar y querer a mis seres queridos, porque creo que nuestra familia y amigos son lo mejor que tenemos y debemos esforzarnos por hacerles sentir bien. En el 2014 conseguí superar el segundo curso de la universidad, desde el mes de julio le digo a todo el mundo que soy medio filóloga, ¡me siento orgullosa de ello J! Además en este año he dejado de caminar sola, y eso es muy importante, porque significa que hay alguien a quien debo acompañar y apoyar en todo lo que haga. Del mismo que esa persona me está apoyando a mí para que haga realidad mi sueño de convertirme en una filóloga completa. He aprendido que trabajar y estudiar a la vez es duro, pero al final mereció la pena el esfuerzo.
En fin, ha sido un año con claros y oscuros en el que he madurado y he empezado a atisbar alguna de mis metas, y la verdad es que me siento feliz.

Espero que el año 2015 nos traiga a todos mucha felicidad, trabajo para los que lo siguen buscando, que sois demasiados. También pido que los políticos nos dejen de mentir y que se empiecen a preocupar por la gente de verdad. Espero que podamos erradicar de la faz de la tierra a todos los que tratan de imponer sus ideas por la fuerza, para que no se repitan sucesos tan trágicos como el atentado de la escuela de Pakistán. Le pido al nuevo año que las niñas como Malala puedan cumplir sus sueños y recibir una educación, así podrán tener la vida que merecen. También deseo que todos tengamos mucha salud, porque sin ella no tenemos nada, y que la ciencia siga trabajando para erradicar enfermedades como el cáncer o el temido ébola. Para este último deseo me gustaría tener un gobierno que esté dispuesto a invertir en investigación científica, educación y sanidad.
No me quiero enrollar más, feliz año 2015 a todos, espero que se cumplan todos vuestros deseos.

Y para terminar os dejo con la famosa marcha Radetzky, como todos los años será el broche de oro al concierto de año nuevo. Un abrazo para todos los que me leéis. 


2 comentarios:

  1. Feliz año nuevo, Noelia, y que pronto puedas decir que eres filóloga completa. ;)
    Me alegro de que te sientas feliz. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Feliz año nuevo Benjamín, ya me falta menos para cumplir el sueño de ser filóloga, ahora lo que toca es disfrutar del estudio. Un abrazo

    ResponderEliminar