viernes, 28 de marzo de 2014

Para Sara dark velvet

Hoy me siento un poco triste, la verdad es que estoy pasando unos días un poco tristones, aunque poco a poco me voy dando cuenta de que todo tiene solución y estoy poniendo todo de mi parte para volver a sonreír. Además, hay muchas personas que necesitan de un abrazo, aunque sea virtual, y hoy ese abrazo se lo quiero enviar a mi amiga Sara, de León, que escribe un blog que os recomiendo de verdad: Los ojos negros del tiempo, en el que vuelca, al igual que yo en el mío,  todas sus tristezas y sus frustraciones.


Qué podría yo deciros de Sara, que es una persona excepcional, con un gran amor por los animales, que ahora mismo está rota de dolor por la muerte de su perrito, a quien quería con locura. Que la conocí en uno de esos muchos cursos para desempleados que he realizado a lo largo de mi periplo por el desempleo. Que enseguida nos llevamos bien, y que junto con el resto de compañeras, Ana Belén, Silvia, Lucía, Carmen, hicimos un grupo en el que sobre todo nos reíamos y compartíamos anécdotas. Fueron buenos momentos, ¿verdad chicas?
El caso es que luego la vida nos separó y Sara volvió a su León natal, esa maravillosa ciudad a la que quiero volver pronto, pero gracias a esto de las redes sociales seguimos teniendo contacto, y de vez en cuando intercambiamos piropos sobre nuestros respectivos blogs. También nos damos ánimo la una a la otra, hace unos días era ella la que me animaba a dejar atrás cierta historia que no ha terminado de cuajar. Nada serio, a veces nos empeñamos en algo que no funciona, y no nos damos cuenta de que lo mejor es seguir adelante con nuestras vidas, disfrutando de todo lo bueno que hay a nuestro alrededor. En esos momentos lo mejor es quedarse con los buenos recuerdos, que siempre los hay, y seguir recorriendo el camino sin miedo al futuro, pues seguro que nos aguarda algo mejor.
Así estaba yo hace unos días cuando mi buena amiga Sara me recordó que valgo mucho, y decidí que no estaba hecha para dejarme llevar por la tristeza, porque sigo completa, y tengo mucho que dar aun. Además, yo ahora siento que todo fluye y que mi camino ahora está más claro que nunca.
Ya estamos en primavera,así que dejemos fuera las tristezas
Foto de Michael Jastremski 


Pero volvamos a Sara, ella está pasando por un momento complicado, como muchas otras personas, sin trabajo, luchando todos los días por salir adelante en esta vida que tan cuesta arriba se nos pone a veces.  En esos momentos tengo la sensación de que se siente un poco sola, a pesar de que tiene una pareja fantástica, un chico estupendo al que me encantaría conocer algún día. Sola ante un mundo hostil que no deja de ponerle la zancadilla, y al que no le importa la carrera universitaria por la que en su día tanto luchó, ni el resto de títulos que mi amiga acumula. Por eso hoy me gustaría recordarte querida Sara que no estás sola, que aunque llevamos un tiempo sin vernos yo sigo estando aquí para lo que te haga falta, así que si  un día tienes ganas de gritar y no encuentras con quién hacerlo ya sabes a quien tienes que llamar. Los malos tiempos pasarán, sé que ahora no lo parece, pero lo harán. Vendrán entonces los buenos tiempos y estos momentos te parecerán un mal sueño del que te acabas de despertar. Es cierto que hay muchas personas a las que no les importa nada nuestra suerte, ostentan el poder, y no les importa aplastar a los más débiles a su paso. Pero querida amiga, no van a estar siempre ahí, como dice el dicho torres más altas cayeron, y yo estoy convencida de que los que hoy estamos abajo mañana estaremos arriba, es la ley del karma. No hay mal que cien años dure, y sé que un día veremos estos malos momentos desde otra perspectiva. A mí la vida ya me está cambiando, y deseo de todo corazón que la tuya también cambie. Es más, estoy segura de que pronto cambiará y todo volverá a andar, ya lo verás. Un gran abrazo y un beso Sara, no te rindas, como dice el amigo Fernando, que no te detengan.

Y para que mi amiga Sara se vaya animando he decidido compartir con todos vosotros una pieza de música bonita, de esas que suben el ánimo, y he pensado en las Bodas de Fígaro, de Mozart, yo no paro de escucharla estos días, y no sé porqué, pero siempre consigue sacarme una sonrisa, espero que os guste.


2 comentarios:

  1. Ay Noelia!! Me has emocionado mucho, da gusto contar con personas como tú, buenas , leales y comprometidas. La próxima vez que está en Gijón, nos tomamos ese café tantas veces pospuesto. siempre estás y sé que contigo puedo hablar de cualquier cosa, nunca te vi juzgar a nadie, sólo escuchar y tender la mano. La distancia siempre nos separa un poco, pero los sentimientos, siguen. Gracias por hacer algo tan bonito por mi. Te mando muchos besos y apoyo que lo mereces. Ojalá pronto la vida nos sonría a las dos! Un beso inmenso preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro Sara, estamos pasando malos tiempos pero estoy segura de que pasarán, lo que no podemos hacer es rendirnos, porque paciencia nos sobra, ¿verdad?, ya hemos tenido bastante.
    En fin, yo estoy bien, no te preocupes por mí, todo lleva su tiempo, pero estaré bien. Ahora lo que necesito es seguir centrada en los estudios y de esa manera todo irá quedando atrás. Nos tomamos ese café cuando quieras guapa, que además tengo muchas ganas. Besos

    ResponderEliminar