miércoles, 7 de agosto de 2013

Que no os arrebaten los sueños

Hoy mientras caminaba por la calle Covadonga camino de mi casa me encontré con Eduardo, una persona maravillosa con mucho talento a quien conocí hace algo más de dos años en un curso en Dicampus. Me preguntó cómo estaba y yo le respondí que muy bien, que estoy muy feliz porque los proyectos que me he propuesto en este último año están saliendo muy bien, ya tengo el primer curso de la universidad superado y ahora me preparo para iniciar el segundo. Para Eduardo, que me conoció hace un par de años en un curso de programación que me trajo más de un quebradero de cabeza, pero del que no me apeé porque yo soy de las que no se rinden, verme tan contenta y entusiasmada fue toda una sorpresa. Me comentaba que en el autobús no ve más que caras tristes, parece que la gente está dejándose llevar por el pesimismo de la situación económica actual y no ven salida, y este ambiente de tristeza general se contagia y así parece que la alegría se ha desterrado para siempre de nuestras calles.
Sin embargo, yo le comentaba a Eduardo que lo bueno de vivir momentos como este es que aprendemos a conocernos mejor, y de esta manera sacamos lo mejor de nosotros mismos. Son tiempos duros, pero yo he decidido retomar las riendas de mi vida y recuperar el tiempo perdido, lo que me está proporcionando grandes alegrías. He decidido dejar atrás el miedo y la tristeza que producen tanta incertidumbre, yo sé que hay luz al final del túnel, y que sí hay futuro, por mucho que ahora nos parezca imposible. Como me decía Eduardo lo mío es comunicar, y de esta manera he encontrado mi camino, que voy desarrollando en este blog y en mi carrera universitaria, que tantas alegrías me está dando.

Lo que quiero decir con todo lo anterior es que todos tenemos algo en lo que destacamos, aunque a veces no lo sepamos, y son momentos como el que estamos viviendo los que nos ayudan a averiguar en qué somos buenos. Debemos emplear nuestro tiempo y energía en desarrollar esa capacidad que nos hará brillar por encima de los demás, y de esta manera iremos superando el miedo al porvenir, porque ese porvenir lo estaremos construyendo nosotros mismos.

¿Quién no tiene algún sueño roto?, ¿quién no intentó volar más alto para darse cuenta de que tenías las alas rotas? Todos alguna vez hemos sufrido algún desengaño, sin embargo tenemos la capacidad de salir adelante, y podemos volver a soñar con alzar el vuelo, porque como le decía a un buen amigo este fin de semana: si uno de tus sueños se rompe no pasa nada, inventa otro y así hasta que uno se haga realidad. Me he caído muchas veces, pero siempre he sido capaz de volver a ponerme en pie, y no importa las veces que me vuelva a pasar, siempre me volveré a levantar, y si yo puedo vosotros también. Así que si tenéis algún sueño roto no os preocupéis, inventad otro, que no os detengan, seguid adelante porque no habrá crisis económica capaz de acabar con todos vuestros sueños. Si os caéis volved a levantaros, y si tenéis que caminar con muletas durante un tiempo hacedlo, y con esto me refiero a los amigos y la familia, que siempre están ahí para lo bueno y lo malo.
La crisis pasará porque nada es eterno, así que la mejor manera de sobrellevarla ahora mismo es seguir creyendo en que tenemos un mañana, que por muchas veces que nos rechacen en una entrevista, haber estado allí ya es algo positivo, significa que alguien le ha llamado la atención vuestro talento. 
Un día nos levantaremos y la crisis habrá pasado, así que aprovechad el momento para descubrir aquello en lo que seáis buenos, para que cuando ese día llegue estéis listos para dar vuestra mejor versión de vosotros mismos, y no os olvidéis de sonreír, o como dice mi amigo Alberto Barranco de sumar. Que nadie os arrebate las ganas de seguir luchando, como dice el amigo Fernando, que espero que esté ya plenamente recuperado, que no os detengan.
No dejéis de creer en el mañana


Alguien me ha dicho hace poco que estoy en una proyección ascendente, que no paro de crecer y que algún día voy a ser muy grande, yo le respondo que no tengo grandes sueños ahora, pero de lo que sí estoy segura es de que nadie me va a arrebatar los sueños esta vez, y a vosotros tampoco.

Para ver si levantamos esos ánimos he decidido compartir con vosotros un vídeo de la maravillosa Lucía Popp acompañada de Plácido Domingo. Espero que os guste el vídeo de La Traviata, porque la vida a veces se complica pero de vez en cuando un poco de alegría no viene mal, ¿verdad?


2 comentarios:

  1. Hola, Noelia.Ultimamente abro a menudo tu blog porque me inspira y me parece que estamos en la misma onda tú y yo.
    Me identifico mucho con todo lo que compartes especialmente con tu sentir de que nadie te va a arrebatar los sueños.
    Yo estoy desde hace 4 años en una progresión ascendente después de tocar fondo en todos los sentidos(ya te hablaré algún día de ello)mi vida dió un giro de 180 º y desde entonces me di cuenta de que tenía que cambiar de actitud y seguir mis sueños con constancia, al menos intentarlo...y confiar...y doy fé de que se pueden cumplir,aunque sólo cuando Dios lo quiere.Uno sólo tiene que poner su voluntad y dejar los resultados para el de arriba.
    A mí se me ha cumplido mi sueño de poder estudiar Traducción e Interpretación y animo a todo el mundo a luchar por lo que quiere sin dejarse llevar por el pesimismo que hay en el ambiente últimamente con la crisis económica.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario Eva, yo también estoy viviendo un sueño, y no pienso dejar que nadie me lo arrebate, voy a poner todo de mi parte para terminar la carrera cueste lo que cueste. Tú eres una de esas personas maravillosas a las que encontré en el Londres de mis amores, recuerdo aquellas clases de inglés con el resto de amigos y los nervios que pasamos en los exámenes del First, pero al final lo sacamos y aun hoy seguimos recogiendo los frutos. Hemos luchado mucho las dos, y a menudo hemos pasado por momentos duros pero al final parece que hemos visto la luz y estamos las dos en una progresión ascendente. Te felicito por tu decisión de estudiar Traducción e interpretación, seguro que te irá muy bien, ya sabes con constancia y sacrificio se puede conseguir casi todo.Un beso y a ver cuando me vienes a hacer una visita. Dale muchos besos a tu madre y hermana, que me acuerdo mucho de ellas.
    besos
    Noe

    ResponderEliminar