viernes, 16 de marzo de 2012

Yo también sé lo que hay que hacer


Lo malo de estar en situación de desempleo no es que no tengas dinero para gastar, que también lo es, aunque en mi caso dispongo de unos ahorros que me permiten tirar una temporada,  eso sí con mucha prudencia, porque no durarán eternamente.

No, lo malo de estar desempleado es que todo el mundo se cree con derecho a decirte lo que tienes que hacer,  es como si el desempleado fuera además de desempleado tonto, después de todo si ha llegado a esa situación por algo será, ¿no?.

Pues no, no somos ni tontos, ni hemos llegado a esta situación por gusto, hay una crisis global y como nosotros hay muchos más, todos en la misma situación, mandando currículums sin parar de los que luego no volvemos a oír hablar. Ponemos de nuestra parte lo que haga falta para que nuestro periplo por el INEM sea lo más breve posible, algo que no siempre está en nuestra mano, ya que no podemos contratarnos a nosotros mismos, a menos que creemos nuestra propia empresa, y no está la cosa para ello.

El caso es que los desempleados, no somos ni apestados, ni tontos, y desde luego lo que sí nos sobran son ganas de demostrar lo que valemos en una empresa, seguramente si nos dieran la oportunidad seríamos mucho más competentes que muchas personas. Somos personas inteligentes, sabemos muy bien lo que queremos, y desde luego todavía tenemos capacidad de decisión, por lo que no necesitamos que todo el mundo nos diga lo que tenemos que hacer, eso ya lo sabemos  perfectamente.

Así que a partir de ahora cuando usted vea una oferta de empleo, hágamela llegar, es posible que no la haya visto, pero no me diga que tengo que mandar el currículum, eso ya lo sé yo. Tampoco hace falta que elaboren un listado de empresas al que acudir, eso también lo he hecho yo. Pero sobre todo no me digan lo que tengo que hacer, ni que decisiones debo o no tomar, soy yo la que tiene que decidir mi futuro, y seré yo la que diga a dónde debo o no ir.

No me juzguen, hoy soy yo quien está en esta situación, pero la vida da muchas vueltas, nunca se sabe lo que puede pasar, y desde luego yo no sería quien le juzgaría a usted.

Estoy muy cansada de que todo el mundo hable u  opine sin tener ni idea de lo que dice, pero sobre todo sin tener en cuenta lo que yo quiero, algo que debería estar por encima de todo lo demás, ¿acaso no debería ser así?


No hay comentarios:

Publicar un comentario